Cómo solucionar una discusión en una relación

Discutir en una relación no tiene por qué ser algo malo. Ninguna pareja, no importa qué tan cerca o compatible sea, puede ir por la vida sin al menos un desacuerdo ocasional. Es importante ser capaz de abordar las cuestiones de menor importancia que se presentan antes de que se conviertan en problemas más serios. La clave está en evitar que los argumentos se salgan de control trabajando en tus habilidades de comunicación.

Mantente enfocada

Aceptar que el conflicto es parte de cualquier relación íntima es el primer paso hacia la discusión efectiva. El conflicto puede ser algo positivo, dice Marie Hartwell-Walker en el artículo, "10 Rules for Friendly Fighting for Couples", en "PsychCentral". Puede ayudar a una pareja a identificar qué áreas de la relación requieren trabajo. Cuando se inicie una discusión, tómense un momento para concentrarse en el tema en lugar de atacarse mutuamente. No importa qué tan herida estés, evita los insultos y los reproches crueles a tu pareja. Sigue recordándote que tu objetivo es resolver el argumento y mejorar tu relación, no causar incluso aún más dolor y malestar.

Escucha

Escuchar es una habilidad crucial en una relación. Puede ser tentador durante una discusión seguir hablando hasta que sientas que has logrado tu punto. Sin embargo, si las dos partes no tienen la misma oportunidad de hablar, una resolución saludable es imposible. Para escuchar con eficacia y respeto debes oír activamente, escuchar realmente lo que tu pareja está diciendo en lugar de tomar un descanso para pensar lo que vas a decir a continuación, de acuerdo con la terapeuta marital Isadora Alman en el artículo "I Hear You: Five Tips On Being a Good Listener" para "Psychology Today". También debes reconocer los sentimientos de tu pareja y hacerle saber que entiendes cómo se siente ya sea que sientas lo mismo o no.

Sé honesta

Para ayudar a evitar las discusiones, identifica aquello en lo que tú y tu pareja estén en desacuerdo más a menudo. Recuerda que a veces lo que es una disputa aparentemente menor puede ser un indicativo de un problema más grande. Por ejemplo, quizás discutes mucho acerca de la asignación de las tareas en el hogar. Puedes sentir que tu pareja no pone esfuerzo de su parte. En la superficie, esto parece ser un argumento acerca de sacar la basura. Sin embargo, puede surgir de tus preocupaciones acerca de haber renunciado a tu carrera para criar a tus hijos. Sé honesto con tu pareja acerca de tus miedos, deseos y necesidades, y pídele lo mismo a él. Busca que sean directos entre sí y podrás encontrar que puedes evitar muchos argumentos. Solicita lo que quieras, informa el artículo "Dealing with Couples' Anger" de la Colorado State University Extension, y pídele a tu compañero que te diga lo que quiere.

Trabaja en un compromiso mutuo

El compromiso es la clave para resolver un argumento eficaz. Discute la forma en que puedes llegar a una solución, al menos a corto plazo, sugiere la Colorado State University Extension. Vive con tu compromiso durante al menos tres meses y luego ten un debate para examinar la situación. Es posible que tengas que hacer más ajustes hasta que ambos estén contentos. Cuando hables de cómo tu relación ha evolucionado en los últimos meses, trata de mantener una actitud positiva y de apoyo.

Más galerías de fotos



Escrito por c. giles | Traducido por jane laury