¿El sodio te hace ver hinchado?

Demasiado sodio juega un papel en la hinchazón. El sodio hace que tu cuerpo retenga agua, lo que puede hacer que tu cuerpo parezca hinchado. Esto sucede a través de un proceso iniciado por la ingesta de sodio y aliviado por el trabajo de los riñones. Puedes reducir la cantidad de agua que tu cuerpo retiene a través de la reducción de la ingesta de sodio.

Sodio y retención de agua

Cuando consumes una gran cantidad de sodio, tu cuerpo retiene agua. Esto puede causar que te veas y sientas inflado. Lo mismo es cierto para lo contrario, según el sitio web CaloriesPerHour.com. Comer demasiado sodio causa que tu cuerpo contenga agua y comer muy poco puede causar que tu cuerpo pierda peso temporalmente.

Mecanismo

El sodio es uno de los balanceadores de fluidos más poderosos dentro de tu cuerpo. Controla la cantidad de líquido alrededor de tus células. Comer una gran cantidad del mismo provoca la sensación de sed dentro de tu cerebro. Tu cuerpo tiene que coincidir la cantidad de sodio con el líquido hasta que la proporción de sodio y agua que tu cuerpo busca vuelva a la normalidad. Tus riñones trabajan para expulsar el sodio y líquido extra.

Otros efectos secundarios adversos

Una dieta de alto contenido en sodio no sólo puede hacerte lucir y sentir hinchado, también puede causar efectos cardiovasculares negativos. Demasiado sodio puede causar una presión arterial elevada, lo que puede conducir a un diagnóstico de hipertensión. La retención de agua causa que el sodio aumente tu volumen sanguíneo, lo que eleva la presión arterial y hace que tu corazón trabaje más.

Recomendaciones

El sodio es una parte necesaria de tu dieta, pero puede ser perjudicial en exceso. El USDA sugiere una recomendación de ingesta de sodio máximo y mínimo. Es seguro consumir entre 1.500 y 2.300 mg de sodio por día. Para controlar la ingesta de sodio, come alimentos frescos enteros y limita los alimentos procesados y empaquetados. Lee las etiquetas de nutrición y controla las porciones.

Más galerías de fotos



Escrito por laura niedziocha | Traducido por analia moranchel