El sodio y el hígado dañado

Si tienes demasiada sal en tu dieta, ese exceso de sodio causa daños en el hígado, de acuerdo con National Library of Medicine. Pero si tienes daño hepático debido a otra razón, tal vez un virus como la hepatitis o daño causado por el consumo excesivo de alcohol, tu médico puede pedirte que limites tu ingesta de sodio, en un esfuerzo para reducir el estrés en el órgano.

Significado

Sin un poco de sal en tu dieta, tu cuerpo no puede mantener el equilibrio adecuado de líquidos, de acuerdo con U.S. Food and Drug Administration. Sin embargo, la mayoría de los estadounidenses consumen más sal de la necesaria. La cantidad diaria recomendada de sodio para los adultos es de alrededor de una cucharadita al día, o 2.300 mg. Los adultos mayores y las personas con hipertensión, o presión arterial alta, necesitan aún menos, tal vez alrededor de 1500 mg por día. Si tienes daño hepático, es probable que tu médico te pida reducir el consumo de sodio a 1.500 mg o menos.

Efectos

El hígado ayuda a procesar los líquidos que consumes, de acuerdo con University of Maryland Medical Center o UMMC. Debido a que retines más agua cuando comes más sal, bebes más agua y retienes más agua, y aumentas la presión sobre el hígado dañado. Es posible que experimentes hinchazón debido a una gran cantidad de agua retenida si tienes daño hepático.

Función

Tu médico te dirá la cantidad de sal que puedes consumir en forma segura con tu hígado dañado. Para adherirte a esta cantidad, tienes que saber dónde aparece la sal en tu dieta. La sal de mesa añadida al cocinar o al comer sólo representa hasta un 10 por ciento de toda la sal en la dieta, según la FDA. Casi todo el resto proviene de los alimentos procesados ​​con sal agregada o de alimentos en restaurantes.

Prevención y solución

Para seguir una dieta baja en sodio por daño hepático, tendrás que aprender a leer las etiquetas de los alimentos cuidadosamente para encontrar la sal oculta, según el Ohio State University Medical Center. Los alimentos altos en sodio tienen más de 300 mg de sal por porción, y debes evitar esos alimentos. Si te apegas a la fruta fresca, verduras y carnes sin ingredientes añadidos, en lugar de alimentos procesados​​, deberías mantener tus metas de sodio.

Consideraciones

Como parte de tu dieta para el daño al hígado, tu médico probablemente te pedirá limitar las proteínas, así como el sodio, de acuerdo con University of Maryland Medical Center o UMMC. Si se siguen las instrucciones de tu médico sobre el sodio, pero todavía te encuentras reteniendo agua o tienes una sed inusual, habla con tu médico acerca de revisar tus objetivos dietéticos.

Más galerías de fotos



Escrito por j.m. andrews | Traducido por verónica sánchez fang