Sobreentrenamiento y pérdida de peso

En los programas de pérdida de peso, todos hemos oído que mientras más duro trabajes, mejores serán los resultados. Si bien es verdad que ejercitarse a una alta intensidad puede estimular una respuesta de pérdida de peso más fuerte en tu cuerpo, los mejores resultados se alcanzan con una planificación cuidadosa y moderación. El sobreentrenamiento puede causar problemas físicos, como el dolor persistente, náuseas y lesiones, así como falta de ánimo y de motivación. Esto significa que entrenarte demasiado podría, en realidad, evitar que logres los resultados de pérdida de peso que quieres.

Evitar el sobreentrenamiento

Puede ser tentador ejercitarte duro cada día para perder peso rápido, pero planifica tener días de descanso y síguelos tan estrictamente como lo harías con una sesión de ejercicios o dieta porque son igual de importantes. Si tu programa implica ejercicios de alta intensidad, como entrenamiento en circuito o carreras largas, hazlos con menos frecuencia y con al menos 48 horas de descanso entremedio. Puedes hacer entrenamiento de baja intensidad, como carreras cortas, durante casi todos los días, pero deberás tener al menos un día de descanso por semana. Mantén un registro de entrenamiento para controlar tu actividad, así como tu pérdida de peso.

Volver a la normalidad

Si estás experimentado estancamiento en tus resultados de pérdida de peso, demasiadas lesiones musculares o de las articulaciones o una disminución en la motivación, podrías ya haber llegado a un punto de sobreentrenamiento. La única solución es descansar. Si los síntomas vienen de sólo algunas semanas de sobreentrenamiento, algunos días de descanso completo serán suficientes. No obstante, podrías requerir más recuperación si el problema no se trata por mucho tiempo o si los síntomas son severos. Considera consultar a un entrenador personal o a un profesional médico para ayudarte a rediseñar tu rutina y volver a perder peso de forma segura.

Más galerías de fotos



Escrito por michael shiva best | Traducido por paula ximena cassiraga