Snacks saludables para personas que intentan dejar de fumar

Si estás dejando de fumar, la ganancia de peso es probablemente una de las cosas que te preocupa. Es cierto que dejar el cigarrillo suele hacerte ganar algunas libras demás; un estudio de 2012 publicado en "British Medical Journal" encontró que quienes dejaban de fumar ganaban un promedio de unas 10 libras después de 12 meses, siendo la mayor parte del peso ganada durante los primeros tres meses. El dejar de fumar puede hacer que te den más ganas de picotear, pero elegir snacks prácticos y saludables pueden ayudarte a mantener el peso controlado.

Planifica con antelación

Elegir comenzar una dieta cuando dejas de fumar puede no ser una buena idea, advierte Carolyn Leontos, MS, RD, CDE y David Christy, DrPH. en un artículo para la University of Nevada Reno Cooperative Extension. Restringir demasiado tu consumo de alimentos y tus opciones requiere una energía mental y emocional que es mejor destinar al abandono del cigarrillo durante las primeras semanas. Pero esto no significa que debes permitirte comer cualquier cosa que veas. Planifica comer al menos dos snacks, uno a media mañana y otro por la tarde antes de la cena, para mantener el hambre bajo control para no excederte con las comidas principales.

Control de las porciones

Es fácil comer en exceso si tomas puñados de galletas del paquete o comes nueces directamente de su envase. Aún si no eras el tipo de persona que se excede con los snacks cuando fumabas, te puede resultar más difícil controlarte cuando estás dejando el cigarrillo. Puede que sientas una necesidad casi constante de comer para reemplazar el movimiento de la mano hacia la boca que extrañas en tu primer día como no fumador. Resiste la tentación preparando porciones de snacks dentro de bolsas pequeñas de plástico para la semana venidera así tienes algo razonable que comer cuando sientas hambre. Intenta masticar tallos de apio o zanahorias para no agregar cientos de calorías.

Opciones

Elige alimentos sanos con muchos nutrientes, como frutos frescos y vegetales, para la mayoría de tus snacks. La proteína puede ayudarte a sentirte satisfecho durante más tiempo, así que agrega un puñado de nueces o esparce un poco de mantequilla de maní sobre rodajas de apio o manzana. Los quesos bajos en grasa suelen tener alto contenido proteico y darte mucho calcio y vitamina D, que puede ser especialmente importante para ex-fumadores que pueden tener una deficiencia de calcio. Lucha contra la tentación de comer alimentos muy dulces o muy salados, ya que estos pueden intensificar tu necesidad de fumar, según la American Cancer Society. Si sientes ansiedad pero no hambre, mastica chicle sin azúcar o chupa un caramelo sin azúcar o palillo de canela para sentirte mejor.

Bebidas

Toma un sorbo de bebida antes de comer un snack cuando tengas la necesidad de picotear. Verás que el líquido calma los ruidos de tu estómago y te deja satisfecho hasta tu próximo snack o comida principal. Mantente alejado de las gaseosas azucaradas y limita la cafeína lo más posible. Opta por el agua con gas, un té de hierbas o un vaso pequeño de jugo cien por ciento frutal. Evita también el alcohol, es probable que este te haga tener ganas de fumar.

Más galerías de fotos



Escrito por jill lee | Traducido por mariana palma