Síntomas de tendón desgarrado en el dedo gordo del pie

Los tendones desgarrados del dedo gordo del pie pueden ser el resultado de un dedo lesionado, es decir, doblar el dedo gordo del pie hacia arriba en exceso. También puede ser el resultado de un golpe en el dedo, un esguince u ocurrir junto con una fractura. Tener los tendones rotos en el dedo gordo es doloroso y puede presentar muchos síntomas. Contacta a tu médico si presentas dolor constante en el dedo o el pie.

Hinchazón

Tal vez presentes hinchazón en el dedo gordo, así como en el hueso metatársico, el hueso largo que conecta tus dedos. La hinchazón puede ser ligera o severa dependiendo del grado del daño a tus tendones. Trátala al aplicar hielo en la lesión durante 20 minutos, tres o cuatro veces al día. Los medicamentos antiinflamatorias también ayudan.

Dolor

Tal vez sientas dolor en la primera articulación metatársica falangeal, así como en el dedo gordo y tu primer hueso metatársico. Es probable que el dolor ocurra debajo del pie y se sienta mientras sostiene peso. El dolor puede moverse a otras partes del pie. Puedes aliviarlo con un medicamento antiinflamatorio, al colocar hielo en el dedo afectado y al no pararse sobre el pie afectado.

Disminución del rango de movimiento

El dolor y la hinchazón en la articulación del dedo gordo puede limitar tu rango de movimiento. Tal vez te cueste doblar o estirar el dedo hacia tu cuerpo. El rango de movimiento aumentará a medida que el dolor y la hinchazón disminuyan. Un médico te puede prescribir terapia física para ayudar en el aumento del rango de movimiento mientras te recuperas de una lesión de tendón. Los ejercicios pueden incluir caminar con los dedos, escribir el alfabeto con el dedo gordo del pie o señalar objetos usando los dedos de los pies.

Dificultad al caminar

El dolor, la hinchazón y el rango limitado de movimiento puede hacer que soportar tu peso sea difícil. La articulación del dedo gordo es la que soporta el peso en tu cuerpo que se flexiona y dobla cuando te mueves. Si tienes un tendón gravemente dañado, caminar puede ser muy doloroso. Tal vez camines con dificultad o no puedas colocar peso en absoluto sobre el pie. Si este es el caso, el médico puede inmovilizar el pie y recetar el uso de muletas u otro equipo de asistencia para caminar y promover la sanación de la articulación del dedo del pie.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle zehr | Traducido por alejandra medina