Síntomas tempranos del linfoma

El linfoma es un cáncer del sistema linfático. Como parte del sistema inmunológico, el sistema linfático monitorea todo el cuerpo para invadir los gérmenes . Consiste en una red de tejidos especializados que almacenan células entrenadas para luchar contra los antígenos. Cuando las personas desarrollan un linfoma, los linfocitos se vuelven anormales y su crecimiento se sale de control. Reconocer los primeros síntomas del linfoma ayuda a controlar el cáncer en las primeras etapas, cuando es más probable que el tratamiento tenga éxito.

Ganglios linfáticos agrandados

Los pequeños órganos en forma de frijol del sistema linfático se llaman ganglios linfáticos. Están dispersos por todo el cuerpo (algunos cerca de la superficie de la piel y otros profundamente arraigados en los órganos y tejidos del cuerpo). Con el linfoma, los linfocitos cancerosos se acumulan en los ganglios, haciendo que se hinchen. Los ganglios linfáticos debajo de la piel se pueden palpar en la axila, el cuello y la ingle. Tener 1 o más ganglios linfáticos superficiales es un síntoma temprano común de linfoma. Usualmente no son dolorosos. Los ganglios linfáticos profundos inflamados en el cuerpo pueden causar otros síntomas. Por ejemplo, la inflamación en los ganglios linfáticos del pulmón puede provocar tos.

Fiebre inexplicable

La fiebre que se desarrolla en el linfoma es similar a la asociada con una infección (excepto que no hay infección para dar cuenta de la fiebre). Es más notable por la noche. A medida que el tiempo pasa, a menudo se vuelve continua y más intensa. Una fiebre periódica que se repite en diferentes intervalos de más de varias semanas puede ser un síntoma de linfoma. Este patrón característico no es común y puede pasar desapercibido hasta después de la aparición de otros síntomas.

Pérdida de peso

Bajar de peso sin razón aparente puede ser un síntoma precoz de linfoma. Esto es especialmente preocupante si se ha perdido más del 10 por ciento del peso corporal durante un período de 6 meses. La razón de la pérdida de peso se debe en parte a la pérdida de apetito y al aumento del gasto de energía que ocurre con el crecimiento descontrolado de las células. La pérdida de peso es un síntoma de muchos otros tipos de cáncer.

Sudores nocturnos

Los sudores nocturnos copiosos pueden anunciar la presencia de un linfoma no diagnosticado. Este síntoma es molesto para algunas personas que se despiertan y encuentran sus ropas de dormir empapados en sudor. Un número de otras condiciones, como infecciones y desequilibrios hormonales, también pueden provocar sudoración nocturna. Estas condiciones son más frecuentes que el linfoma, por lo que es importante consultar a tu médico para obtener un diagnóstico preciso.

Otros síntomas

También se consideran el cansancio durante el transcurso de varios días y una sensación de picazón entre los primeros síntomas del linfoma. Los síntomas tempranos del linfoma no son específicos. Muchas enfermedades y reacciones del cuerpo, incluso normales, pueden reproducir estos mismos síntomas. Debes ver a tu médico si estás experimentando cualquiera de estos síntomas, sobre todo si persisten por un tiempo y no desaparecen.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. mahdi malekpour | Traducido por mar bradshaw