Síntomas de una sobredosis de potasio

El potasio es un mineral y electrolito importante y necesario para muchas funciones corporales. Ayuda a regular el equilibrio de fluidos por todo el cuerpo, mantiene el nivel de pH y normaliza la presión arterial. El potasio también regula tu ritmo cardíaco ayudando a conducir los impulsos nerviosos y las contracciones musculares. La ingesta adecuada de potasio para la mayoría de los adultos es de alrededor de 4700 miligramos por día. Aunque es raro, los niveles de potasio pueden exceder los límites normales (3,5 a 5,0 mEq/L) en el cuerpo, llevando a una hiperpotasemia.

Causas

La causa más común de la hiperpotasemia es la falla renal. Como los riñones excretan potasio desde el cuerpo, cualquier discapacidad en la función renal normal puede hacer que aumenten los niveles de potasio. Otras enfermedades y afecciones como la enfermedad de Addison, rabdomiolisis, la deficiencia de insulina, la acidosis metabólica o el tejido extenso o daño de los glóbulos rojos pueden desencadenar la hiperpotasemia. El uso excesivo de suplementos de potasio, diuréticos que ahorran potasio o sales sustitutas, también pueden causar hiperpotasemia. Muchas drogas comunes como ciertas píldoras anticonceptivas, inhibidores ACE o drogas antiinflamatorias no esteroideas pueden afectar los niveles de potasio. Descubrir la causa de la hiperpotasemia es importante para determinar las opciones de tratamiento apropiadas.

Síntomas

Los síntomas de la hiperpotasemia incluyen presión arterial baja, calambres corporales, diarrea, vómitos, irritabilidad y fatiga. Un ritmo cardíaco irregular puede ocurrir cuando los músculos y nervios comienzan a funcionar mal. Algunas personas informan una sensación de hormigueo en las manos, pies y lengua. En casos severos, la hiperpotasemia puede causar falla respiratoria o parálisis flácida en los brazos y piernas. Si no se trata rápidamente, la hiperpotasemia puede tener efectos a largo plazo en la presión arterial, el ritmo cardíaco, la digestión y la función renal. Ponte en contacto con tu médico inmediatamente si crees que estás sufriendo hiperpotasemia.

Tratamiento

Los principales objetivos del tratamiento de la hiperpotasemia incluyen estabilizar tu ritmo cardíaco y promover la eliminación del potasio de la sangre. A menudo se administran gluconato de calcio, bicarbonato de sodio, diuréticos, sorbitol e insulina. Estas drogas trabajan para pasar el potasio nuevamente de tu sangre a las células, o para aumentar la cantidad de potasio excretado a través de la orina o la materia fecal. En casos extremos, se ha utilizado el tratamiento diálisis para resolver esta afección. Los niveles de potasio en el suero se controlarán cercanamente durante todo el curso del tratamiento.

Prevención

Una vez que tu médico ha identificado la causa de la hiperpotasemia, puede recetar ciertas terapias para evitar que te vuelva a suceder. A menudo se recomiendan dietas con bajo contenido de potasio para manejar la hiperpotasemia. Los alimentos que tienen alto contenido de este mineral se deberán comer en cantidades pequeñas o se deberán evitar. Estos alimentos incluyen tomates, bananas, kiwi, mango, naranjas y jugo de naranja, aguacates, patatas, pasas, ciruelas pasa, melaza, melón, albaricoques, calabazas y espinaca. Un dietético registrado puede crear un plan de comidas de bajo contenido de potasio específico para ti. Tu médico también deberá ajustar o discontinuar cualquier medicación que esté afectando tu nivel de potasio.

Más galerías de fotos



Escrito por natalie overstreet | Traducido por aldana avale