Síntomas de una sobredosis de medicación para la hipertensión

Cuando la dieta y el ejercicio no bastan para controlar la presión sanguínea, se pueden utilizar varios tipos de drogas prescritas para reducir los niveles de presión arterial. Si bien estas drogas generalmente son efectivas y pueden prevenir consecuencias serias, es posible tomar una sobredosis de cada una de las medicaciones disponibles para la presión. Los síntomas de sobredosis de medicación para la presión arterial pueden afectar los aparatos cardiovascular, nervioso, digestivo y respiratorio.

Inhibidores de la ACE

Los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ACE, por sus siglas en inglés) previenen la conversión de la angiotensina I a la angiotensina II, relajando los vasos sanguíneos y reduciendo los niveles de la presión sanguínea. Ejemplos de inhibidores de la ACE incluyen captopril, enalapril, lisinopril y quinapril. Los síntomas de la sobredosis del inhibidor de la ACE incluyen presión sanguínea muy baja, niveles bajos de potasio, niveles bajos de sodio y función renal reducida. La acidosis, que es un desequilibrio de ácidos y bases en el cuerpo, puede ocurrir como resultado de una sobredosis.

Alfabloqueantes

Se utilizan alfabloqueantes para tratar la hipertensión debido a que éstos dilatan los vasos sanguíneos y relajan los músculos. Así, se reduce la cantidad de fuerza que debe emplear el corazón para bombear sangre. Ejemplos de alfabloqueadores incluyen alfuzosina, terazosina y doxazosina. Los síntomas de una sobredosis de alfabloqueante incluyen mareos, pulso débil, desmayos, debilidad y piel fría y húmeda.

Betabloqueantes

Los betabloqueantes bloquean los efectos de la epinefrina sobre el corazón, reduciendo la frecuencia cardíaca y los niveles de la presión sanguínea. Ejemplos de betabloqueantes son: bisoprolol, atenolol, metoprolol y acbutolol. Según la New York Times Health Guide sobre la sobredosis de betabloqueantes, los síntomas de ésta incluyen dificultad para respirar, sibilancias, visión borrosa, pulso irregular, visión doble, mareos, choque, insuficiencia cardíaca, pulso lento o rápido, confusión, coma, convulsiones, transpiración excesiva, adormecimiento, fiebre, debilidad y nerviosismo. Una sobredosis severa también puede hacer que la víctima deje de respirar.

Bloqueante del canal del calcio

De acuerdo con la Dra. Suzanne Doyon del Maryland Poison Center, las sobredosis de bloqueante del canal del calcio es una de las causas más comunes de muerte por envenenamiento. De cada 1.000 personas que tienen sobredosis de estas drogas, 56 mueren como resultado de ella. Los bloqueantes del canal del calcio bloquean el flujo del calcio dentro del corazón, lo que reduce la presión sanguínea. Ejemplos de este tipo de droga incluyen amlodipina, verapamil y felodipina. Los síntomas de la sobredosis incluyen estado mental alterado, altos niveles de azúcar en sangre, pulso lento y presión sanguínea muy baja. También puede darse acidosis láctica y una acumulación de ácido láctico en el cuerpo.

Diuréticos

Los diuréticos reducen la presión sanguínea eliminando del cuerpo el exceso de líquido y sodio. Ejemplos de diuréticos incluyen hidroclorotiacida, indapamida y clorotiacida. Según los National Institutes of Health, los síntomas de sobredosis de diuréticos incluyen respiración lenta, confusión, adormecimiento, fiebre, calambres musculares, sensibilidad de la piel a la luz solar, convulsiones, orina clara, debilidad, vómitos, coma, mareos, desmayos, baja presión sanguínea, náuseas, urticaria, orina frecuente, problemas de visión y piel amarilla.

Vasodilatadores

Los vasodilatadores actúan dilatando los vasos sanguíneos para que la sangre fluya con mayor facilidad y el corazón no tenga que trabajar tanto. Ejemplos de vasodilatadores incluyen minoxidil e hidralazina. Los síntomas de sobredosis de vasodilatador incluyen pulso lento, baja presión sanguínea, gasto cardíaco reducido y acumulación de sangre en las venas. Estos efectos cardíacos pueden conducir a un incremento en la presión intracraneana, parálisis, coma, dificultad respiratoria, convulsiones y muerte.

Más galerías de fotos



Escrito por leigh a. zaykoski | Traducido por irene cudich