Síntomas serios de la deficiencia de magnesio y vitamina D

El magnesio y la vitamina D son nutrientes esenciales que tu cuerpo necesita para funcionar. La vitamina D ayuda a regular los niveles de calcio y a construir huesos más fuertes. Tus músculos, corazón, dientes y huesos requieren de magnesio. Además, el magnesio se utiliza para controlar los niveles de minerales vitales, como el cobre, potasio, zinc y la vitamina D. La deficiencia de cualquiera de estos nutrientes puede llevar a una gran variedad de efectos adversos.

Desórdenes neurológicos

La deficiencia de magnesio es rara y es usualmente causada por enfermedades que inhiben su absorción. Si desarrollas deficiencia de magnesio, puedes sufrir de una gran variedad de desórdenes neurológicos. El Centro Médico de la Universidad de Maryland reporta que la ansiedad, agitación, nerviosismo, desórdenes del sueño y confusión son todos síntomas serios de la deficiencia de magnesio. Estos desórdenes neurológicos apuntan al deterioro de tu cerebro y otros nervios. En casos severos incluso puedes sufrir de convulsiones que atentan contra tu vida. Si esto continúa por un largo periodo de tiempo, tus nervios pueden dañarse de forma permanente.

Ritmos cardiacos anormales y baja presión sanguínea

Tu corazón y vasos sanguíneos necesitan de magnesio para poder regular adecuadamente el flujo sanguíneo. Sin magnesio, puedes desarrollar arritmias o una frecuencia cardiaca anormal, así como una importante caída en tu presión sanguínea, de acuerdo al Centro Médico de la Universidad de Maryland. Por sí mismos, estos efectos son precarios, pero juntos causan complicaciones serias. Si ya tienes alguna enfermedad cardiaca, los efectos adversos pueden exacerbar tu condición.

Resistencia a la vitamina D

Una de las funciones más importantes del magnesio es ayudar en la adecuada absorción y utilización de la vitamina D. En casos de una severa deficiencia de magnesio, puedes desarrollar resistencia a la vitamina D, de acuerdo a un artículo en el “American Journal of Clinical Nutrition”. Eso significa que aunque estés consumiendo suficiente vitamina D, tu cuerpo será incapaz de usarla debido a la deficiencia de magnesio. Sin vitamina D y magnesio, serás incapaz de balancear adecuadamente tus niveles de calcio y fósforo, lo que puede llevarte a tener arritmias y espasmos musculares.

Huesos débiles

La deficiencia de vitamina D usualmente deteriora la estructura y fuerza de los huesos. En los niños, a esta condición se le llama raquitismo; en los adultos se llama osteomalacia. En los niños, la deficiencia de vitamina D lleva al crecimiento anormal de los huesos largos, lo que causa baja estatura y deformidades esqueléticas. La osteomalacia en los adultos produce huesos débiles propicios a fracturarse y dislocarse. Cualquiera de estas enfermedades puede ser tratada con suplementos de vitamina D, pero generalmente las deformidades óseas son difíciles de arreglar.

Más galerías de fotos



Escrito por joseph pritchard | Traducido por karly silva