Síntomas y señales de alerta que pueden indicar la presencia de un tumor cerebral

Los tumores que empiezan a crecer en el cerebro se llaman tumores cerebrales primarios y pueden o no pueden ser cancerosos. Existen otros tipos de tumores cerebrales que se presentan cuando el cáncer originado en otro lugar del cuerpo hace metástasis, propagándose hasta el cerebro. Los tumores cerebrales metastásicos son 4 y 5 veces más frecuentes que los tumores cerebrales primarios. Hay varios factores que afectan a los signos y síntomas que se presentan en estos casos, incluyendo el tamaño del tumor y su ubicación dentro del cerebro. Los síntomas pueden ser tanto sutiles como persistentes, como, por ejemplo, dolor de cabeza sordo o debilidad en un lado del cuerpo.

Dolor de cabeza

Es común que se presenten dolores de cabeza en caso de tumor cerebral. Las jaquecas relacionadas con esta condición suelen ser sordas y constantes, mientras que los dolores palpitantes ocurren con menos frecuencia. En estos casos, las molestias tienden a ser intensas en la mañana y a mejorar durante el transcurso del día. Las jaquecas asociadas con tumores cerebrales, por lo general, no son graves, pero llegan a prolongarse en el tiempo, además que pueden intensificarse con movimientos como agacharse, toser o estornudar. Muchas personas experimentan dolores de cabeza y la mayoría de ellos no son causados ​​por tumores cerebrales. Sin embargo, si notas un cambio significativo en el patrón de tu dolor o si desarrollas otros síntomas, consulta a tu médico inmediatamente.

Personalidad y cambios mentales

Los cambios severos de personalidad o humor y la disminución en el funcionamiento intelectual son síntomas que pueden ocurrir cuando hay tumores cerebrales. Estos cambios pueden ser sutiles o dramáticos, yendo desde la desaceleración de la actividad mental hasta alucinaciones. Algunos tumores cerebrales tienen el potencial de causar problemas de memoria. Otros causan síntomas similares a los de la depresión, incluyendo disminución de la energía, exceso de sueño y pérdida de interés en las actividades cotidianas.

Convulsiones

Muchas personas con tumores cerebrales experimentan convulsiones en algún momento durante el curso de la enfermedad. Las crisis pueden ser leves o graves. Una convulsión es capaz de generar espasmos en un brazo o pierna o de afectar a todo el cuerpo por medio de desmayos y agitación generalizada. El tipo de crisis convulsiva suele determinar la ubicación del tumor en el cerebro. Una convulsión que ocurre por primera vez en un adulto sin causa obvia (como puede ser una lesión en la cabeza), por lo general, exige realizar pruebas para comprobar o descartar la presencia de un tumor.

Náuseas y vómitos

Las náuseas y los vómitos pueden presentarse cuando hay un tumor cerebral, debido al aumento de la presión dentro del cerebro. Las náuseas o vómitos provocados por un cambio brusco en la posición, tal como girar rápidamente en la cama, sugiere cierta posibilidad de tumor cerebral. También se sabe que hay vómitos sin náuseas. Aunque la gran mayoría de los casos de náuseas y vómitos no está relacionados con la presencia de un tumor cerebral, cuando se acompaña de otros síntomas (como dolor de cabeza o convulsiones recientemente reportadas) dichos síntomas se vuelven más sospechosos.

Síntomas parecidos a los de accidente cerebrovascular

Los síntomas similares al accidente cerebrovascular o apoplejía, pueden presentarse si un tumor cerebral altera las funciones normales del cerebro a través del aumento de la presión o la destrucción del tejido en una zona específica. Los síntomas experimentados se relacionan con la parte del cerebro que se está viendo afectada. Por ejemplo, en ocasiones se presenta entumecimiento o debilidad en un brazo, una pierna o un lado de la cara que con frecuencia empeora conforme el tumor crece. Los problemas de visión y los trastornos del habla son otros síntomas de tumor cerebral que imitan un accidente cerebrovascular.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. ann m. hester | Traducido por pei pei