Síntomas de la rabia después de una mordida de perro

De acuerdo con la World Health Organization (WHO), cerca de 55.000 personas mueren por infecciones de rabia cada año. La mayoría de esas muertes ocurren en Asia y África, aunque las infecciones de la rabia se han reportado en 155 países, y en todos los continentes, excepto la Antártida. La WHO también reporta que millones de personas cada año reciben vacunas después de haber sido mordidas por un perro, lo que ha evitado cientos de miles de muertes. La mayoría de las infecciones por rabia provienen de mordidas de perro. Los síntomas de la rabia son característicos y se pueden presentar en días o semanas después de haber sido mordido.

Síntomas iniciales

Sin importar la forma de rabia que se desarrolla eventualmente, los síntomas iniciales de la infección son los mismos. Estos incluyen fiebre, fatiga, dolor de cabeza, incremento en el dolor en el sitio de la mordida u hormigueo inexplicable, punzadas y ardor en el sitio de la mordida. De ahí, el virus responsable de la rabia se esparce a través del sistema nervioso central y dispara una de las dos formas de la rabia: rabia furiosa y la rabia muda.

Rabia furiosa

La rabia furiosa es la forma más común de la infección. Los síntomas que se presentan de esta forma de rabia incluyen la hiperactividad, alucinaciones, insomnio, sed, problemas para tragar e incluso el pánico cuando se le ofrece a la víctima algo de beber. Dentro de unos cuántos días, resulta la muerte cuando el corazón y los pulmones dejan de funcionar.

Rabia muda

De acuerdo con la WHO, la rabia muda conforma cerca el 30 por ciento de las infecciones en humanos. Igual de fatal, la rabia muda tarda más tiempo en desarrollarse. Los músculos se paralizan en el sitio de la mordida y después progresa a través del cuerpo. Finalmente, la víctima entra en coma y eventualmente muere.

Una vez se presentan los síntomas

El Centers for Disease Control (CDC) advierte que una vez se muestran las señales clínicas de la rabia, la infección es casi siempre fatal. Cualquier persona mordida por un perro; u otro portador potencial de rabia como los murciélagos, mapaches, mofetas, zorros, zarigüeyas y roedores, debe de inmediato contactar a su médico e intentar tener al animal responsable de la mordida para pruebas de rabia. Si el animal no está a disposición para las pruebas o se le encuentra positivo para la rabia, la víctima debe someterse a la vacunación inmediata para evitar el desarrollo de la enfermedad. La WHO enfatiza que no existen pruebas de diagnóstico para la detección de la rabia de la víctima de la mordida sino hasta que los síntomas se desarrollan.

Más galerías de fotos



Escrito por jen palombi | Traducido por glen boyd