Síntomas de una pobre digestión

Tu sistema digestivo puede funcionar mal por muchas razones, por lo que requieres del diagnóstico correcto para poner tus síntomas en perspectiva. Puedes sufrir de digestión lenta y movimientos intestinales difíciles, o la comida puede pasar demasiado rápido a través de tus intestinos para una digestión saludable. Una deficiencia nutricional puede mostrar síntomas específicos relacionados con una dieta baja en vitaminas o minerales. De acuerdo con USDA Dietary Guidelines for Americans, la falta de fibra adecuada es una razón común para los síntomas de digestión pobre.

Constipación


La constipación usualmente indica un desbalance dietético o deficiencia.

La constipación a menudo indica un desequilibrio en la dieta o deficiencia nutricional. Este síntoma se produce cuando el colon absorbe demasiada agua durante la digestión, lo que resulta en heces duras que tu cuerpo tiene problemas para eliminar. Es posible que tengas menos de tres evacuaciones a la semana, hacer esfuerzo durante la eliminación e hinchazón en los períodos intermedios. Según National Institutes of Health, el exceso de grasa de la dieta, la falta de fibra, el embarazo o una cirugía pueden iniciar la constipación.

Vómito


La náusea e hinchazón también pueden indicar una digestión pobre.

El estómago puede dejar de pasar alimentos a lo largo de los intestinos a un ritmo eficiente, haciendo que la digestión sea pausada o se detenga. El vaciamiento estomacal retrasado o gastroparesia, pueden crear vómitos; podrás regurgitar las partículas de alimentos no digeridos varias horas después de comer. El American College of Gastroenterology señala que se puede distinguir este síntoma de vómitos asociados con un virus cuando se repite o se asocia con una sensación de saciedad después de comer. Los síntomas de las náuseas y distensión abdominal también pueden indicar una mala digestión.

Diarrea


Las personas intolerantes a la lactosa pueden experimentar diarrea crónica.

La mala absorción de los nutrientes provocada por una intolerancia a los alimentos o trastorno nutricional puede causar varios tipos de diarrea o heces de otro modo anormales. Como afirma Merck Medical Library, los azúcares mal digeridos pueden causar diarrea explosiva, mientras que las grasas que no se digieren bien pueden dar lugar a heces de un color inusualmente claro. Las personas intolerantes a la lactosa pueden presentar diarrea crónica, náuseas, flatulencia y distensión abdominal. Tu médico puede evaluar una muestra de materia fecal que contenga alimentos sin digerir, para ver por qué los alimentos se mueven a través de tu región intestinal con demasiada rapidez.

Pérdida de peso


La pérdida de peso no intencional puede indicar mala función digestiva.

La pérdida de peso involuntaria, sobre todo al comer una dieta saludable, puede indicar un mal funcionamiento digestivo. Por ejemplo, Merck Medical Library informa que los niños que desarrollan intolerancia a la lactosa no pueden aumentar de peso a un ritmo normal cuando sus dietas contienen leche. En otras situaciones, la diarrea crónica o la absorción de nutrientes reducida pueden causar pérdida de peso. Bajar de peso en relación con la diarrea y otros síntomas, como confusión e irregularidades en la piel, puede ser en específico una deficiencia de nutrientes, tales como la niacina en la dieta inadecuada, o vitamina B 3.

Más galerías de fotos



Escrito por nancy clarke | Traducido por verónica sánchez fang