Los síntomas de un metabolismo lento

Los procesos del cuerpo pueden retrasarse por varias razones que pueden estar relacionadas con la dieta, que resulta en baja energía por más de un día o dos. El sedentarismo, los malos hábitos alimenticios, la alta ingesta de grasas y una nutrición insuficiente pueden causar un metabolismo lento. Puedes experimentar pérdida de peso o síntomas en la piel, en el tracto digestivo o en el sistema respiratorio. Es posible desarrollar deficiencias nutricionales que presentan signos físicos externos. Aprende a evaluar tu condición, a fin de recuperar la energía y restaurar su salud.

Síntomas del sistema digestivo

Si tu dieta está cargada de grasas o contiene poca fibra, es posible que sufras molestias gástricas, como acidez, gases y distensión abdominal. Cuando el estómago contiene alimentos grasos durante demasiado tiempo, el metabolismo lento puede causar vómitos sin digerir alimentos varias horas más tarde. El American College of Gastroenterology informa que los hábitos alimenticios irregulares o perjudiciales, como la anorexia nerviosa y la bulimia, también pueden causar retraso en el vaciado del estómago y el mal funcionamiento digestivo. Puedes comenzar a sentirte lleno justo después de empezar a comer, a pesar de que estás perdiendo peso y tienes poca energía. Consulta a tu médico acerca de los síntomas digestivos persistentes.

Síntomas relacionados con la fatiga

Un metabolismo lento que presenta la fatiga y baja energía puede ser debido a la deficiencia en hierro o una vitamina B, como la B12. Los niveles reducidos de cualquiera de estos nutrientes pueden causar anemia, o un recuento bajo de glóbulos rojos, de acuerdo con los National Institutes of Health o NIH. Cuando una cantidad menor de glóbulos rojos transportan menos oxígeno a las células del cuerpo, puedes sentirte débil y cansado, y tener poco o ningún apetito para comer. Los niveles bajos de oxígeno pueden causar dificultad para respirar, dificultad para concentrarse y un equilibrio físico deficiente. El NIH añade que los signos neurológicos como hormigueo o entumecimiento de las extremidades pueden indicar una deficiencia peligrosa de B12. Consulta con tu médico para determinar si estas sufriendo algún tipo de anemia que está causando estos síntomas de salud.

Problemas en la piel

Puede que no haya síntomas de metabolismo lento de una afección leve de anemia por deficiencia de hierro, hasta que la situación se agrava. Los suministros insuficientes de hierro en la dieta pueden llegar a cambiar tu apariencia, según el NIH. Puedes notar un tono de piel pálido, o que la parte blanca de los ojos, la esclerótica, adquiere una tonalidad azulada. Las uñas de los pies pueden secarse y quebrarse. Estas manifestaciones de los cambios físicos graduales, deben ser diagnosticadas por tu médico.

Más galerías de fotos



Escrito por nancy clarke | Traducido por sofia loffreda