Los síntomas de la ingesta excesiva de yodo

Tu cuerpo necesita yodo en cantidades para el crecimiento, el desarrollo y para producir hormonas tiroideas. La mayoría de personas en los Estados Unidos reciben suficiente yodo ya que el yodo se agrega a la sal de mesa. Probablemente eres más propenso a consumir demasiado yodo, por lo que nunca tomes un suplemento de yodo sin hablar primero con tu médico. El exceso de yodo puede interferir con la tiroides y produce una serie de síntomas no deseados.

Problemas de estómago y la boca

El exceso de yodo puede causar estragos en el estómago. Puedes experimentar dolor abdominal, diarrea o vómitos. Aparte de una sensación de ardor en la boca y la garganta, es posible que también te quedes con un desagradable sabor metálico en la boca, porque el yodo está interfiriendo con sensaciones gustativas que estás enviando a tu cerebro.

Hipotiroidismo

Cuando se obtiene excesivo yodo, el yodo interfiere con la fabricación de las hormonas tiroideas que resultan en bajos niveles de hormona tiroidea o hipotiroidismo. Los síntomas de hipotiroidismo incluyen fatiga, aumento de peso, la piel seca y la intolerancia a los cambios de temperatura. El exceso de yodo también te pone en riesgo de contraer otras enfermedades de la tiroides, incluyendo la enfermedad de Hashimoto, enfermedad de Graves y cáncer de tiroides, de acuerdo con University of Maryland Medical Center.

Otros síntomas

Si no puedes parecer a saciar tu sed, pero tienes poca o ninguna producción de orina, es posible que tengas dos síntomas de toxicidad de yodo, informa Medline Plus. El exceso de yodo también puede hacer que te sientas delirante y te pone en un estado de estupor. Otros síntomas incluyen tos, fiebre, dificultad para respirar, conmoción y convulsiones.

Ingesta diaria recomendada

La cantidad diaria recomendada de yodo para adultos es de 150 microgramos. Las mujeres embarazadas necesitan 220 microgramos y las madres lactantes necesitan 290 microgramos para apoyar el crecimiento y desarrollo del feto y el bebé. La ingesta superior tolerable para adultos, incluidas las mujeres embarazadas y lactantes, es de 1.100 microgramos. Según Linus Pauling Institute, la mayoría de las dietas de alimentos naturales te dan menos de 1.000 microgramos de este nutriente por día por lo que es raro que la ingesta excesiva de yodo sin tomar un suplemento. El yodo se encuentra en la sal de mesa, bacalao, camarones, leche de vaca, papas al horno y pechuga de pavo.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle fisk | Traducido por gabriela nungaray