Síntomas de hipertiroidismo

La glándula tiroides produce hormonas que tienen varios efectos en el cuerpo. Estas hormonas son llamadas abreviadamente T3 y T4, pero la T3 es la forma más activa y la T4 se convierte en T3 cuando es necesario. Cuando hay una producción normal, las hormonas tiroideas ayudan a regular muchas de las actividades metabólicas del cuerpo. Como ejemplos de los procesos beneficiados por al actividad de esta glándula se pueden mencionar el recambio óseo, los movimientos de los alimentos a través del tracto digestivo, la capacidad de los músculos de contraerse, y el control del patrón respiratorio y la frecuencia cardíaca. Debido a estos variados efectos, cuando se produce demasiada hormona tiroidea, la persona afectada puede sufrir varios síntomas. El hipertiroidismo también se conoce como tiroides hiperactiva o tirotoxicosis.

Efectos metabólicos

La pérdida de peso es un síntoma común de los niveles altos de hormona tiroidea, incluso aunque la persona afectada generalmente tiene un apetito normal o aumentado. Por otro lado, el aumento del apetito podría causar aumento de peso, especialmente en las personas jóvenes. Este aumento del apetito se debe a un aumento del uso de energía en el cuerpo que se desencadena por la hormona tiroidea. Este consumo excesivo de energía también hace que el cuerpo tenga más temperatura que lo normal, lo que hace que las personas hipertiroideas toleren menos los ambientes calurosos. También se puede presentar un temblor, que es la incapacidad de mantener los músculos quietos. Algunas personas sufren palpitaciones, que se describe como ser consciente de los latidos cardíacos, y una frecuencia cardíaca más rápida que lo normal. Otro posible síntoma es la sudoración.

Problemas disgestivos

Una tiroides hiperactiva puede hacer que el sistema digestivo se vuelva más activo que lo normal. Ésto significa que la comida y el agua pasan más rápidamente a través del cuerpo, produciendo síntomas como excesivos movimientos intestinales y más viajes al baño para orinar. Sentir más sed que lo habitual o sufrir diarrea o vómitos también son posibles síntomas, y en raras ocasiones, el dolor de estómago es uno de ellos. Algunas personas sienten dificultades para tragar y esto se asocia con la presencia de bocio, la hinchazón del cuello debido a un aumento del tamaño de la glándula tiroides.

Efectos emocionales

Los niveles de hormonas tiroideas anormalmente altos pueden hacer que las personas afectadas sean menos estables emocionalmente y sean más propensas a sufrir ansiedad. La persona también podría volverse hiperactiva como resultado de esta enfermedad. La irritabilidad es otro síntoma posible, así como también la incapacidad de concentrarse o dificultad para dormir normalmente.

Problemas musculares

Los niveles excesivos de hormona tiroidea tienden a producir debilidad muscular, especialmente en los grandes grupos musculares de los muslos y los brazos. Éstos son los músculos más potentes necesarios para levantarse de una silla o levantar los brazos por sobre la cabeza. Otro síntoma común es el cansancio excesivo.

Diferencias entre hombres y mujeres

Algunos hombres con hipertiroidismo pueden sufrir disfunción eréctil o aumento del tamaño de las mamas. Las mujeres pueden encontrar que sus períodos son más breves que lo normal o incluso desaparecen, lo que puede afectar negativamente la fertilidad.

Enfermedad de Graves

Muchas personas con hipertiroidismo tienen enfermedad de Graves. Este tipo de hipertiroidismo se debe a que los anticuerpos se adhieren equivocadamente a la tiroides y le envían señales a la glándula para que produzca más hormonas. Según "Kumar & Clark's Clinical Medicine", las personas con hipertiroidismo por enfermedad de Graves pueden tener problemas oculares como ojos saltones o debilidad de los movimientos oculares. Por supuesto, también pueden presentar los signos generales de hipertiroidismo.

Más galerías de fotos



Escrito por jillian o'keeffe | Traducido por paula santa cruz