Síntomas de los gusanos intestinales en los niños

Los tres tipos más comunes de una lombriz intestinal en los Estados Unidos son oxiuros, tenias y ascárides, de acuerdo con la University of Maryland Medical Center. Juntos, forman un grupo de parásitos llamados helmintos. Si bien ninguna de las tres condiciones es generalmente fatal, puede conducir a efectos secundarios desagradables y afectan a la salud y la felicidad de tu hijo.

Síntomas de oxiuros

Los oxiuros afectan hasta a un tercio de los niños estadounidenses, según la Hardin Library for the Health Sciences at the University of Iowa. Debido a que los gusanos ponen sus huevos alrededor del ano en la noche, los síntomas incluyen insomnio y despertar en un estado de ánimo irritable. La picazón general alrededor del ano es común. Las niñas también pueden experimentar picazón en el área vaginal. Ambos sexos pueden experimentar períodos de náuseas y dolor abdominal.

Síntomas de las tenias

La infección por tenia se presenta en dos formas: intestinales e invasoras. Los niños infectados con la tenia intestinal no muestren ningún síntoma visible durante algún tiempo. Sin embargo, algunos niños muestran signos similares a otras condiciones de gusanos intestinales, como náuseas y dolor abdominal. Si tu hijo tiene la tenia, también puede mostrar una falta de apetito. Pueden empezar a perder peso y debilitarse con el tiempo. La diarrea es un síntoma a tener en cuenta, así como los segmentos de la lombriz en las heces.

Síntomas de la ascárides

La lombriz intestinal ascariasis afecta a millones de personas en todo el mundo, de acuerdo con la University of Maryland. Las larvas se inician en los pulmones antes de viajar a través de la garganta para los intestinos. Tu niño puede toser o quedarse sin aire durante la etapa larval en los pulmones. Mientras está en los intestinos, los síntomas de la áscaris en los adultos incluyen dolores en el estómago, sensación de mareo y algo de diarrea. Los niños también pueden perder peso y fuerza. A veces es posible ver la evidencia de gusanos e incluso sangre en las heces.

Más galerías de fotos



Escrito por peter mitchell | Traducido por gabriela nungaray