Síntomas de fisura de muñeca

La fractura por estrés o sobrecarga es una fisura delgada en la muñeca que puede afectar a cualquier hueso del antebrazo distal o muñeca. Las causas comunes incluyen las caídas, el contacto en un deporte atlético, los accidentes de tránsito y realizar fuerza repetitivamente, sin descanso. Los atletas de sexo femenino con períodos anormales o ausentes y con osteoporosis u otras enfermedades óseas son los de mayor riesgo a fisurarse. Un paciente que cree tener una fisura de muñeca debe ser consciente de los síntomas y saber cuándo buscar tratamiento.

Dolor

La American Academy of Orthopaedic Surgeons establece que un paciente con una fisura de muñeca puede experimentar dolor agudo o inmediato en el momento de la fractura. El dolor puede ser agudo cuando se produce la fractura, pero luego progresa a un dolor sordo. Por otra parte, el dolor generalmente empeora al mover la muñeca o cuando se intenta levantar o sostener objetos en la mano. En este caso, un paciente puede aplicar inmediatamente hielo a la fisura para controlar el dolor. Además, puede tomar más medicamentos de venta libre para aliviar el dolor inicial. Se deben tomar rayos X para evaluar una fisura.

Moretones

Un paciente con una fisura de muñeca también puede experimentar moretones, según la AAOS. Esto se produce porque la fractura puede dañar los vasos sanguíneos en el hueso o en el tejido que rodea la fractura. Esto puede causar que la sangre se filtre hacia los tejidos circundantes, lo que resulta en moretones. Un moretón es típicamente de color negro o azul que puede empeorar su tamaño en los primeros días. Con el tiempo, el cuerpo va a reabsorber la sangre de los tejidos circundantes y la contusión pronto se encoge y desaparece. Un paciente debe ver a su médico si una contusión sigue empeorando o no mejora con el tiempo.

Hinchazón

De acuerdo con la AAOS, es probable que un paciente con una fisura experimente hinchazón después de la lesión. Esto se debe a que la fractura puede causar inflamación, lo que provoca que se acumule líquido alrededor del sitio de la lesión. Como el líquido continúa acumulándose, la hinchazón empeora en la muñeca. Un paciente puede controlar la hinchazón de la muñeca si eleva su muñeca por encima del nivel de su corazón durante las primeras 48 horas después de la lesión. La elevación es eficaz porque la gravedad impide que el líquido fluya hacia la muñeca. Por otra parte, un paciente puede tomar medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos, comúnmente llamados AINEs, como naproxeno o ibuprofeno, para reducir aún más la inflamación de la muñeca. Si los síntomas no mejoran, debe ver a su médico.

Más galerías de fotos



Escrito por jacques courseault | Traducido por sofía bottinelli