Síntomas físicos del trastorno de ansiedad por separación en adolescentes

Los años de la adolescencia están llenos de nuevas experiencias y aventuras de todo tipo. Estos años pueden ser un momento difícil y atemorizante para un adolescente. Si estás preocupado acerca de la ansiedad de tu hijo adolescente, molestias físicas y comportamiento cuando está separado de ti o de su casa, es posible que desees buscar el consejo de un profesional.

Trastorno de ansiedad por separación

Un adolescente con trastorno de ansiedad por separación puede presentar una serie de síntomas, cuando es separado de su hogar, la familia o los amigos, sobre todo cuando es por situaciones sociales. Los síntomas y la gravedad asociados con este trastorno varían entre individuos. Tu hijo puede llegar a ser severamente ansioso, estar estresado o quejarse de varios problemas físicos.

Quejas físicas

Los adolescentes que sufren de ansiedad por separación a menudo tienen problemas físicos. Puedes notar que el adolescente comienza a quejarse de estos síntomas físicos antes o durante una situación de separación. De acuerdo con la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente, un adolescente con trastorno de ansiedad excesiva puede quejarse de tensión muscular y calambres, dolor de espalda, dolores de estómago, dolores de cabeza o fatiga. Tu hijo también puede ponerse colorado, padecer temblores, sudor o hiperventilarse. Para descartar otras dolencias físicas posibles, consulta a tu proveedor de cuidado primario para investigar más estos síntomas.

Comportamiento

El trastorno de ansiedad por separación también puede ir acompañado de algunos comportamientos anormales. Tu hijo puede parecer temeroso, preocupado, inquieto, nervioso, muy estresado, dependiente, retirado, inquieto, restringido o demasiado emocional. También puede haber problemas de concentración, baja autoestima o problemas con la transición. Puede negarse a asistir a la escuela, evitar las actividades habituales, negarse a participar en nuevas experiencias o incluso negar sus miedos y preocupaciones. Con el tiempo, un adolescente puede desarrollar ansiedad generalizada, trastorno de pánico, fobias o depresión, además de trastorno de ansiedad por separación, señala Hospital General de Massachusetts.

Cuándo buscar ayuda

Aunque un cierto nivel de estrés leve, el estrés y la ansiedad de vez en cuando por estar lejos del medio ambiente o de personas con las que está familiarizado es normal, es posible que tengas que buscar ayuda adicional o guía para tu hijo adolescente. La clave está en la gravedad de la ansiedad. Los individuos que sufren de trastorno de ansiedad por separación pueden ser dramáticamente afectados hasta el punto de interferir y la limitar las actividades diarias normales. Si crees que tu hijo adolescente está sufriendo de trastorno de ansiedad por separación, ponte en contacto con un psiquiatra, psicólogo o pediatra neurólogo. Estos médicos capacitados pueden recopilar información de la casa o la escuela de tu hijo y poseen un punto de visita clínica para diagnosticar y tratar cualquier problema que encuentren. Hay muchos caminos que pueden recomendar, como terapia o medicamentos para ayudar a aliviar este problema.

Más galerías de fotos



Escrito por susan revermann | Traducido por azul benito