Síntomas físicos de la ansiedad y el estrés

Si eres padre, esposa, esposo, hijo, hija, estudiante o empleado, lo más probable es que desempeñes múltiples roles en el curso de un solo día. Aunque los disfrutes, estos papeles también pueden causar estrés y ansiedad. Estos términos se usan indistintamente, pero las claras diferencias entre el estrés y la ansiedad pueden producir diferentes síntomas físicos.

Ansiedad versus estrés

El estrés tiene componentes conductuales, cognitivos, emocionales y físicos. Una persona que está estresada puede experimentar un cambio en los hábitos alimenticios, tener dificultad para concentrarse, presentar oscilaciones en el estado de ánimo y experimentar náuseas. El estrés se produce por situaciones que tienen lugar en el entorno de una persona y puede ser agudo y de corta duración o crónico y prolongado. El estrés físico y mental puede conducir a la ansiedad. La ansiedad tiene componentes emocionales, cognitivos y físicos. A menudo se caracteriza por sentimientos de tensión, inquietud, pensamientos de preocupación y cambios fisiológicos específicos, como la presión arterial elevada.

Síntomas físicos de la ansiedad

El National Institute of Mental Health estima que el 18% de los adultos estadounidenses sufren de un trastorno de ansiedad en un año determinado. Los síntomas de ansiedad pueden incluir palpitaciones, sudoración, dificultad para respirar, tensión muscular, dolores de cabeza, fatiga, insomnio, malestar estomacal, mareo, temblores, espasmos musculares y micción frecuente o diarrea. La frecuencia y la intensidad de estos síntomas juega un papel importante en el diagnóstico de los trastornos específicos relacionados con la ansiedad, como ataques de pánico, trastorno obsesivo compulsivo, estrés post-traumático y ciertas fobias. Una persona que experimenta estos síntomas debe visitar a un médico para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Síntomas físicos del estrés

Las personas responden al estrés de manera diferente, lo que conduce a una amplia variedad de síntomas físicos. Los síntomas más comunes son dolores, diarrea o estreñimiento, náuseas, mareos, dolor en el pecho, taquicardia y disminución del deseo sexual. La duración de estos síntomas varía, dependiendo del tipo de estrés. En general, cuanto más crónico y rutinario es el estrés, más tiempo tienden a persistir los síntomas. Cuando una persona aprende a manejar su estrés, los síntomas físicos asociados normalmente se resuelven.

Importancia de controlar el estrés

En muchos casos, la fuente del estrés de una persona puede estar vinculada a su medio ambiente y relaciones. Estas fuentes de estrés se prestan a la autogestión, y ya que el estrés puede conducir a la ansiedad, aprender a manejar el estrés se convierte en un factor importante para evitar los síntomas físicos negativos asociados con la ansiedad y el estrés. Las estrategias de autocuidado más comunes incluyen la actividad física, una dieta saludable, el manejo de tus finanzas, la evaluación de tus relaciones y dormir lo suficiente.

Más galerías de fotos



Escrito por meenakshi sagar | Traducido por tere colín