Síntomas de una fíbula rota

La fíbula es un hueso de la pierna situado entre la rodilla y las articulaciones del tobillo que corre en paralelo a la tibia más grande, o hueso de la espinilla. La fíbula puede fracturarse cerca de la rodilla, en su parte media o en el tobillo. Los síntomas generalmente se encuentran en estrecha proximidad con el sitio de la fractura, aunque la fíbula puede fracturarse en combinación con otras lesiones que causan síntomas adicionales en otras áreas. Las radiografías de la pierna y el tobillo son los mejores medios al alcance de los médicos para evaluar la fractura de la fíbula y de otros huesos.

Dolor y sensibilidad

Una fractura puede conducir a dolor y sensibilidad en cualquier parte de la fíbula, desde la base de la parte exterior de la rodilla hasta la parte exterior del tobillo, dependiendo del sitio de la fractura. Cuando otros huesos y ligamentos se lesionan, el dolor y la sensibilidad pueden estar alrededor de las estructuras lesionadas.

Hinchazón

La hinchazón puede ocurrir alrededor del sitio de la fractura, y puede ubicarse cerca de la rodilla, entre la rodilla y el tobillo, o en el tobillo. Algunos pacientes pueden presentar hinchazón mínima, mientras que otros pacientes tienen inflamación pronunciada.

Hematomas

La presencia de hematomas es un signo común de una fractura, pero también se presenta en otras lesiones. Los hematomas pueden estar situados en el sitio de la fractura o alejados de esta zona, dependiendo de la forma en que el fluido se desplaza a través de los tejidos que rodean la fractura.

Incapacidad de soportar peso

Las reglas para el manejo del tobillo de Ottawa son un conjunto de directrices que los médicos suelen utilizar para ayudar a determinar cuándo una lesión de tobillo puede necesitar una imagen por rayos X para evaluar los huesos fracturados. Los criterios de acuerdo con la "Revisión Integral AAOS" incluyen sensibilidad ósea en el interior o exterior del tobillo, una edad de 55 años de edad o más, o la incapacidad para soportar peso. Los pacientes por lo general no pueden soportar el peso cuando hay una fractura de fíbula.

Deformidad

El sitio de la fractura puede presentar diversas deformidades. Una fractura a la mitad de la fíbula puede conducir a una deformidad en la pierna entre la rodilla y el tobillo. Una fractura de fíbula más cerca del tobillo puede conducir a una apariencia anormal del tobillo. Fractura abierta es el término para la deformidad causada por un hueso que penetra a través de la piel. Cualquier fractura que se produce junto con una luxación de tobillo por lo general ocasiona una apariencia anormal en la articulación del tobillo.

Lesión neurovascular

Una consecuencia de una fractura de fíbula puede ser una lesión en los nervios y vasos sanguíneos que viajan cerca de ella. De acuerdo con el "Manual de fracturas", una lesión del nervio peroneo común puede ser causada por la fractura o por el mecanismo que causó la fractura. La lesión del nervio peroneo común puede dar lugar a entumecimiento, hormigueo y debilidad en la pierna y el pie. Cualquier lesión vascular puede conducir a un sangrado o acumulación de sangre, lo que se conoce como un hematoma en la pierna.

Más galerías de fotos



Escrito por gregory waryasz, md, cscs | Traducido por paulo roldan