Síntomas de enfermedades por deficiencia de taurina

La taurina, un ácido orgánico que se encuentra en las bebidas energéticas, juega un papel importante en tu cuerpo. De acuerdo con una revisión de 2010 en el "Journal of Biomedical Science", la taurina afecta la transmisión neural y elimina sustancias tóxicas. Tu cuerpo puede producir taurina, pero la mayor parte proviene de tu dieta. Los científicos han desarrollado un modelo animal de deficiencia de taurina. Este modelo revela las consecuencias graves para la salud de no obtener suficiente taurina. Ponte en contacto con un médico si se te presentan estos síntomas.

Problemas del corazón

Las personas con baja taurina son más propensas a morir por enfermedad cardíaca, según un análisis de 2006 en el "Journal of Hypertension". Debido a este hallazgo, los médicos utilizan suplementos de taurina para ayudar a tratar problemas del corazón. Los mecanismos que subyacen a los beneficios cardíacos de taurina siguen siendo desconocidos. Una investigación publicada en el volumen de 2008 del "Journal of Molecular and Cellular Cardiology" observó el efecto de la eliminación de la mayor parte de la taurina del cuerpo. Estos autores analizaron ratones privados de transportadores de taurina, una raza conocida por tener poca taurina circulante. Con el tiempo, estos ratones desarrollan una amplia gama de problemas de corazón. Sus corazones físicamente degradados, hacen que tengan un funcionamiento pobre.

Problemas de los ojos

Los animales con algunas formas de pérdida de la visión tienen bajos niveles de taurina, según informe de 2010, en "Molecular and Cellular Neurosciences". No está claro, sin embargo, qué proceso, si la visión deficiente o la baja de taurina, aparece primero. Un experimento que se describe en la edición 2002 del "FASEB Journal" aporta datos relevantes a esta cuestión. Estos investigadores estudiaron el sistema visual de los ratones privados de taurina. Los roedores adultos con poca taurina circulante mostraron degeneración severa de la retina. Sus ojos no mostraron ninguna actividad eléctrica. Las autopsias revelaron un gran número de fotorreceptores muertos. Los roedores más jóvenes mostraron similares, pero más pequeños, efectos que indicaban una disminución progresiva que empeoraría con el tiempo.

Problemas musculares

Los músculos contienen altos niveles de taurina, según un artículo de 2011 en "Cell Biochemistry and Function". El significado de este hallazgo no está claro, pero la taurina parece tener propiedades antioxidantes que previenen del daño muscular. Por lo tanto, los ratones privados de taurina deben mostrar anomalías musculares. Un estudio publicado en el volumen de 2010 del "Journal of Biomedical Science" probó esta hipótesis. Un examen minucioso de los músculos esqueléticos y del corazón tomados de ratones privados de taurina reveló la presencia de células muertas. La masa muscular se redujo en todo el cuerpo, y el tejido muscular tomado del corazón se diluyó. Estos problemas aumentaron con la edad, lo que hizo a los ratones más susceptibles a la insuficiencia cardíaca.

Resistencia reducida

Los atletas siguen interesados ​​en las sustancias que mejoran el rendimiento a pesar de los riesgos asociados a estos productos. Un informe de 2011 en el "Journal of Medicinal Food" mostró que aumentar la taurina con un suplemento aumenta la resistencia de los ciclistas. Este hallazgo sugiere que la taurina reducida debe tener el efecto contrario. Una investigación ofrecida en la edición 2004 del "FASEB Journal" aporta datos relevantes a esta idea. Relativo a los ratones normales, los ratones privados de taurina mostraron una reducción del 80 por ciento en la resistencia. También tenían niveles inusualmente altos de lactato, un marcador de resistencia pobre. Los ratones privados de taurina no tuvieron patologías cardíacas, pero sí mostraron evidencia de una compensación. Es decir, el aumento de la carga colocada en el corazón se distribuyó a otros sistemas. El efecto a largo plazo de este tipo de compensación sigue siendo desconocido.

Más galerías de fotos



Escrito por tomas linnaeus | Traducido por lourdes villaseñor