Síntomas de dolor de la neuropatía

Las neuropatías son trastornos de los nervios periféricos; aquellos fuera del cerebro y de la médula espinal. Las enfermedades hereditarias, el trauma, las toxinas, las infecciones, los medicamentos y las enfermedades sistémicas y las autoinmunes pueden causar neuropatía. Las funciones sensoriales y motoras (movimiento y fuerza muscular) pueden estar deterioradas. El dolor es un síntoma común cuando los nervios sensoriales sufren daño neuropático.

Sensasiones de ardor y de pinchazo

Las neuropatías sensoriales pueden causar sensansiones de ardor y de pinchazos. Estos síntomas indican la implicación de los nervios sensoriales de las fibras grandes. El hormigueo, el entumecimiento, la picazón y la debilidad pueden acompañar estos síntomas. Los trastornos asociados con este tipo de dolor neuropático incluyen la neuropatía diabética, la neuropatía relacionada con el VIH, la enfermedad de Lyme, la sarcoidosis, la culebrilla, el lupus eritematoso sistémico, las deficiencias de niacina y tiamina, las lesiones de estrés (como el síndrome del túnel carpiano), la esclerosis múltiple y el síndrome de Guillain-Barré. Las toxinas que pueden causar el dolor neuropático de ardor o de pinchazos incluyen el alcohol (en cantidades asociadas con el alcoholismo), el plomo, el mercurio, el arsénico y los insecticidas orgánicos y los disolventes. En particular, las personas que inhalan pegamento u otros productos químicos para fines recreativos, comúnmente conocido como inhalar, pueden desarrollar neuropatía periférica. Los medicamentos de quimioterapia a base de platino, la fenitoína, la amiodarona, la hidralazina, el nitrofuratoin, la isoniazida y otros medicamentos también pueden causar dolor neuropático.

Dolor típico

Considerando que las variedades de ardor y pinchazos de dolor neuropático son sensaciones anormales, también ocurre más dolor típico. La naturaleza del dolor varía y es a menudo descrito como molesto, leve, agudo, punzante, palpitante, continuo o con presión. El dolor típico puede ocurrir con cualquiera de los trastornos y afecciones que causan el dolor neuropático anormal. Sin embargo, algunas causas de la neuropatía son más propensas a provocar dolor no adulterada que otras. Estas incluyen la diabetes, el alcoholismo, las toxinas, la culebrilla, la sarcoidosis y el lupus eritematoso sistémico.

Alodinia

La neuropatía puede causar sensibilidad extrema al tacto, lo que desencadena una respuesta de dolor de una experiencia que normalmente no causa dolor. Esta respuesta anormal del dolor se denomina alodinia. En su forma más extrema, este síntoma hace que sea difícil de tolerar el movimiento del aire, el uso de ropa, bañarse y una miríada de otras tareas de la vida diaria en la que la piel entra en contacto con el medio ambiente.

Dolor muscular

El dolor muscular, también conocido como mialgia, puede ser un síntoma de neuropatía. Las condiciones asociadas con mialgia neuropática incluyen altas dosis de ingestión de L-triptófano, la fibromialgia, el síndrome de Sjögren, la porfiria y la amiloidosis.

Dolor localizado

Algunas neuropatías están asociadas con dolor en un área específica del cuerpo. La neuralgia del trigémino (también conocida como tic doloroso) es una neuropatía periférica que involucra al nervio trigémino. El trastorno causa un intenso dolor episódico en un lado de la cara; comúnmente en la mandíbula, las mejillas o la zona temporal. Las lesiones de la médula espinal también pueden causar dolor neuropático localizado; la ubicación del dolor generalmente dictada por la zona de la médula espinal que fue lastimada.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. tina m. st. john | Traducido por roberto garcia de quevedo