Síntomas de diabetes en adultos

La diabetes es una enfermedad que hace que los niveles de azúcar en la sangre se eleven por encima de los niveles normales. Con la diabetes tipo 1 el cuerpo ataca las células del páncreas que producen insulina, la hormona responsable de regular los niveles de azúcar en la sangre. Con la diabetes tipo 2 el cuerpo desarrolla resistencia a la insulina y es finalmente incapaz de utilizar adecuadamente la insulina para regular los niveles de azúcar en sangre, según los Centers for Disease Control and Prevention.

Parches oscuros en la piel y condiciones de la piel

Los diabéticos tipo 2 pueden desarrollar manchas oscuras de la piel en los pliegues del cuerpo. La condición se conoce como acantosis pigmentaria. Esta condición es un signo de resistencia a la insulina. La acantosis pigmentaria pueden aparecer en la zona del cuello, las axilas y otros pliegues del cuerpo, anota la American Diabetes Association.

Agotamiento

Tanto la diabetes tipo 1 y tipo 2 afectan la capacidad del cuerpo para utilizar adecuadamente el azúcar en sangre, anota la CDC. Este constante estado de privación de azúcar puede causar una sensación general de cansancio y fatiga.

Una mayor sed y micción frecuente

El exceso de azúcar en la sangre extrae fluido fuera de las células y tejidos del cuerpo. Como resultado, la diabetes tipo 1 y tipo 2 aumentan la sed. El aumento de la ingesta de líquidos también aumenta la frecuencia de la micción.

Alteración de la visión y problemas de los ojos

La diabetes tipo 1 y tipo 2 puede causar problemas de visión. Los niveles excesivamente altos de azúcar en la sangre causa fluido de los ojos, evitando que los ojos enfoquen correctamente. La diabetes también puede causar glaucoma, cataratas y retinopatía, anota la American Diabetes Association. Diabetics. Los diabéticos también tienen un alto riesgo de desarrollar ceguera.

Aumento del hambre

La diabetes tipo 1 y tipo 2 causas aumento del hambre. Ambos tipos de diabetes evitan que el cuerpo utilice correctamente el azúcar en la sangre. Esto, a su vez, hace que las células, los músculos y los órganos del cuerpo agoten su energía. Tal deficiencia aumenta el hambre.

Pérdida de peso

La diabetes tipo 1 y tipo 2 suele aumentar el hambre. Sin embargo, a pesar del aumento de la ingesta de alimentos, los diabéticos tipo 1 y tipo 2 en realidad pueden mostrar pérdida de peso. La pérdida de peso está relacionada con la incapacidad para utilizar correctamente el azúcar de la sangre causada por ambos tipos de diabetes. Como tal, el cuerpo se ve obligado a convertir el tejido muscular y la grasa a veces en energía.

Cicatrización lenta e infecciones

La diabetes tipo 2 afecta a la respuesta inmunológica natural del cuerpo y la capacidad de curación. Como tal, la diabetes tipo 2 afecta a la velocidad en la que las llagas y las ampollas se curan. Además, la diabetes puede permitir que las infecciones bacterianas y fúngicas se desarrollan más fácilmente, según la American Diabetes Association.

Más galerías de fotos



Escrito por joseph pritchard | Traducido por gabriela nungaray