Síntomas de deshidratación en niños menores de 2 años

La deshidratación ocurre cuando la cantidad de agua que sale del cuerpo es mayor a la que se está ingiriendo. Esto puede representar una enfermad grave para cualquiera, pero en particular para los niños pequeños menores de 2 años. Aprender a identificar los síntomas de deshidratación puede ayudarte a determinar cuándo llamar al doctor o buscar atención médica inmediata.

Síntomas de una deshidratación leve a moderada


Los bebés que están deshidratados, por lo general, pasan más de seis horas sin mojar los pañales.

Los niños más grandes pueden decirle a sus padres que se están sintiendo enfermos o sedientos cuando están deshidratados, pero los niños menores de 2 años, por lo general, no pueden expresarse efectivamente con palabras. Esta es la razón por la que los padres necesitan estar más atentos a detectar las señales de deshidratación, tales como la letargia, la boca o labios secos, irritabilidad, o la no producción de lágrimas cuando están llorando. Los bebés que están deshidratados pasan más de seis horas sin mojar los pañales. Cuando un bebé deshidratado no orina, la orina en el pañal puede ser más oscura de lo normal o tener un olor más fuerte. Llama al doctor si tu hijo muestra alguno de estos síntomas.

Síntomas de deshidratación severa


Si tu hijo tiene una deshidratación severa, es crucial que busques atención médica lo antes posible.

Si tu hijo está deshidratado severamente, es muy importante que busques atención médica lo antes posible. Las señales de deshidratación severa incluyen ojos hundidos, sueño excesivo e irritabilidad alta. Los bebés con deshidratación severa también pueden tener frío o tener las manos o pies manchados, y pueden tener manchas suaves hundidas en la cabeza. Algunos bebés con deshidratación severa pueden volverse comatosos.

Tratamiento

Puede que seas capaz de tratar la deshidratación leve al darle a tu hijo una bebida con electrolitos, tales como Pedialyte o Infalyte. Sin embargo, siempre llama a tu médico antes de darle esas bebidas a tu hijo para asegurarte que es lo apropiado. Sigue ofreciéndole a tu hijo la leche de formula o la leche materna también. La página web MedLine Plus recomienda, en general, darles pequeñas cantidades de líquido, usando una cucharita o jeringa, en lugar de darles cantidad grandes de líquidos en una sola vez. Esto se debe a que beber grandes cantidad de líquidos de una sola vez puede causar que tu hijo lo escupa. Si tu bebé tiene una deshidratación severa, llévalo a emergencias. El doctor probablemente lo conectará a un tubo intravenoso, o IV, para rehidratarlo.

Consideraciones


Los niños son más propensos a deshidratarse si tienen fiebre, diarrea o si están vomitando.

Siempre debes estar atenta a las señales de deshidratación de tu hijo, pero algunas situaciones requieren mayor atención. Los niños son más propensos a deshidratarse si tienen fiebre, diarrea o vómitos. La deshidratación puede también ocurrir cuando un niño transpira demasiado por tener mucho calor. Tener la garganta seca o la boca dolorida puede causar que un bebé o niño se rehúse a beber agua, lo cual también puede llevar a una deshidratación.

Más galerías de fotos



Escrito por elizabeth wolfenden | Traducido por liz mancilla