Síntomas del síndrome de vejiga irritable

El síndrome de vejiga irritable, también llamado cistitis intersticial, es una condición que se desarrolla por sí misma o junto con otras enfermedades autoinmunes, como la fibromialgia, el lupus o la esclerodermia. Los síntomas de esta condición varían de una persona a otra, señalan investigadores de International Scelroderma Network. Los síntomas van de un dolor severo a incomodidades en las actividades cotidianas. El trastorno no es causado por una infección, más bien se cree que es una enfermedad autoinmune o consecuencia de una vejiga de forma irregular.

Dolor

El dolor al orinar es un síntoma común del síndrome de vejiga irritable. La causa del dolor, que es descubierta durante una inspección quirúrgica del órgano, es que la pared de la vejiga está inflamada e irritada. Los médicos de American Academy of Family Physicians informan que la vejiga se vuelve rígida debido al dolor y no puede expandirse cuando se llena de orina. Se pueden desarrollar úlceras en la vejiga, las que podrían causar un sangrado menor. El dolor y la sensibilidad tienden a extenderse a las zonas circundantes de la pelvis y el escroto. Tanto hombres como mujeres experimentan dolor durante el coito, y el dolor a menudo empeora en las mujeres durante sus ciclos menstruales.

Urgencia para orinar

Los pacientes con síndrome de vejiga irritable suelen sentir la necesidad de orinar con frecuencia. Cuando van al baño, por lo general orinan poco más que unas gotas. También suelen despertarse durante el sueño con un fuerte deseo de orinar. La urgencia y la constante necesidad de orinar es similar a la que sienten quienes beben mucho líquido o usan diuréticos. National Institutes of Health informa que a pesar de que la necesidad de orinar es fuerte, las personas con síndrome de vejiga irritable a menudo sólo experimentan un pequeño goteo cuando van al baño. Muchos individuos con cistitis intersticial atribuyen la frecuencia de la micción a los procesos naturales de envejecimiento. La necesidad de orinar, sin embargo, debe ser examinada cuando se presenta más de ocho veces al día en cualquier persona. Se han reportado casos de sensación de urgencia para orinar hasta 60 veces al día en pacientes con síndrome de vejiga irritable.

Ardor

Muchas personas con el síndrome de vejiga irritable son mal diagnosticadas con infecciones del tracto urinario (ITU) a pesar de que no haya ningún indicio de una infección. Aquellos que continuamente reciben este diagnóstico, deben solicitar un examen de la vejiga para detectar la cistitis intersticial. Los pacientes experimentan una sensación de ardor al orinar y fugas de pequeñas cantidades de orina continuamente. Si bien la sensación de tener que orinar es intensa, cuando van al baño, las personas con una infección del tracto urinario a menudo no pueden producir orina. Cuando lo hacen, la orina es turbia, oscura o con sangre.

Más galerías de fotos



Escrito por linda ray | Traducido por patricia a. palma