Síntomas del desequilibrio de cortisol

El cortisol es una hormona natural secretada por las glándulas suprarrenales localizadas en tus riñones. Los niveles de cortisol dentro de tu cuerpo normalmente fluctúan durante el día y la noche. Si desarrollas desequilibrios persistentes de cortisol, como producir demasiada cantidad de esta hormona (enfermedad de Cushing) o muy poca (enfermedad de Addison), puedes desarrollar diversos síntomas diferentes.

Alteraciones en el peso corporal

Los niveles persistentemente altos o bajos de cortisol dentro de tu cuerpo pueden causar que experimentes cambios en tu peso corporal. Los altos niveles de cortisol pueden estimular tu apetito y conducir a la obesidad. Puede parecer que las personas con altos niveles de cortisol cargan un peso excesivo en la parte superior del cuerpo y pueden desarrollar una cara redonda o exceso de tejido graso alrededor del cuello. Esas personas generalmente tienen brazos y piernas delgados, explican los doctores del National Endocrine and Metabolic Diseases Information Service. Los altos niveles de cortisol pueden incrementar tu riesgo de desarrollar una presión arterial alta (hipertensión) o niveles altos de azúcar en la sangre (hiperglucemia). Los niveles bajos de cortisol pueden tener el efecto opuesto y causar una reducción en el apetito o una pérdida de peso significativa. La pérdida del apetito puede dar como resultado que algunas personas se deshidraten o desarrollen niveles bajos de azúcar en la sangre (hipoglucemia) debido al bajo consumo de fluidos. Los síntomas asociados con estas enfermedades son el incremento de la sed, dolores de cabeza o mareos.

Irritación en la piel

Los niveles altos de cortisol en la sangre pueden contribuir a la irritación de la piel. Es posible que notes que tu piel luce delgada o que tiende a la formación de moretones fácilmente. Es posible que desarrolles estrías de color rosa o púrpura en los brazos, los glúteos, las piernas, el estómago o el pecho. Si tienes niveles de cortisol anormalmente bajos es posible que notes manchas debido al aumento de la pigmentación (hiperpigmentación) en tus rodillas o codos.

Fatiga

El cortisol está involucrado en la regulación de tu ciclo de sueño y de vigilia. Los niveles de cortisol desequilibrados dentro del cuerpo pueden causar síntomas de cansancio o fatiga excesivos. Estos síntomas pueden tener una larga duración (volviéndose crónicos) y pueden ocurrir en conjunto con dolor o debilidad muscular.

Cambios en el estado de ánimo

Los desequilibrios de la hormona cortisol pueden causar cambios en el estado de ánimo. Es posible que te sientas anormalmente ansioso o irritable y puedes experimentar dificultades para recordar cierta información, como el lugar en el que pusiste las llaves de tu automóvil.

Excesivo crecimiento del vello

Las mujeres que tienen altos niveles de cortisol pueden experimentar un crecimiento excesivo del vello como síntoma de este desequilibrio. El desarrollo de un crecimiento anormal del bello en el estómago, el pecho, el cuello o la cara puede ser vergonzoso para algunas mujeres.

Infertilidad

Los hombres con altos niveles de cortisol pueden experimentar impotencia, una afección médica caracterizada por la incapacidad de tener o mantener una erección. Estos síntomas del desequilibrio de cortisol también pueden estar acompañados por una disminución en el deseo sexual (libido). Los desequilibrios de cortisol en las mujeres pueden ocasionar el desarrollo de un ciclo menstrual irregular, lo que puede dificultar el embarazo para las mujeres (infertilidad).

Más galerías de fotos



Escrito por rae uddin | Traducido por juliana star