Síntomas de la deficiencia de glutamina

La glutamina es un tipo de aminoácido que tiene varias funciones esenciales en el cuerpo, incluyendo el apoyo al sistema inmunológico, la digestión apropiada y la promoción de la actividad cerebral. La glutamina es uno de los tipos más comunes de los aminoácidos que se encuentran en el cuerpo. Se almacena típicamente en los músculos y en el tejido pulmonar. Debido a que el cuerpo crea su propia glutamina, la deficiencia de este aminoácido es algo raro. Para algunas personas, especialmente aquellas con condiciones de salud anteriores, la deficiencia de glutamina puede causar síntomas que pueden ser difíciles de manejar.

Aumento de las infecciones

Parte de la función de la glutamina es fortalecer el sistema inmunológico del cuerpo. Los bajos niveles de glutamina resultadan en un aumento de la susceptibilidad a la infección, sobre todo entre ciertas poblaciones. Durante momentos de estrés, debido a una enfermedad o exceso de ejercicio, el cuerpo libera cortisol, que en última instancia, reduce los niveles de glutamina que se almacenan. Las personas que ya tienen una enfermedad crónica, los ancianos y aquellos con propiedades inmunes bajas, como los receptores de trasplantes recientes o los sometidos a quimioterapia, pueden ser más propensos a desarrollar una infección como consecuencia de los bajos niveles de glutamina.

Pérdida de peso

La glutamina funciona para preservar el revestimiento del estómago y los intestinos. Para las personas que tienen trastornos gastrointestinales crónicos, tales como la enfermedad de Crohn o enfermedad inflamatoria del intestino, los niveles bajos de glutamina pueden contribuir a la pérdida de peso. Además, las personas con VIH/SIDA pueden perder peso y masa muscular debido a su enfermedad, una condición que puede ser agravada por los niveles bajos de glutamina. De acuerdo con la University of Maryland Medical Center, los suplementos de glutamina puede ayudar con la absorción intestinal de nutrientes importantes.

Cambios en el intestino

Los niveles bajos de glutamina pueden afectar el sistema gastrointestinal. En circunstancias normales el cuerpo digiere los alimentos que comes y convierte parte de ellos en la glucosa para ser utilizada por las células para obtener energía. Si necesitas más energía que la que el cuerpo puede dar a través de la glucosa, las etapas de la glutamina proporcionan energía para las células. Por lo general funcionan entre las células del tracto gastrointestinal y los niveles bajos de glutamina resultando en disminución de la actividad de las células en esta parte del cuerpo. En algunas situaciones, la glutamina se puede utilizar como un suplemento para las personas con enfermedad inflamatoria intestinal o trastornos crónicos que causan el exceso de diarrea.

Niveles de energía

Algunas personas con niveles bajos de glutamina pueden tener disminución en los niveles de energía. Debido a que se almacena en los músculos, los niveles bajos de glutamina pueden tener un efecto sobre los que entrenan en deportes como el levantamiento de pesas. Esto se observa entre las personas que participan en los niveles excesivos de ejercicio o que experimentan el síndrome de sobreentrenamiento. Debido a que el cuerpo se somete a estrés durante el ejercicio intenso, puede requerir mayores niveles de glutamina. Si el cuerpo no puede mantener el ritmo, el atleta puede experimentar fatiga y bajo rendimiento.

Más galerías de fotos



Escrito por meg brannagan | Traducido por gabriela nungaray