Síntomas de una hernia perineal

Escrito por Michael Hinckley
Es importante consultar a un médico ante la presencia de cualquier tipo de síntomas.
doctor image by sasha from Fotolia.com

Las hernias perineales son poco frecuentes y normalmente se confunden con las hemorroides. El dolor, la inflamación y el malestar son síntomas típicos de ambas enfermedades, por lo tanto, conocer la diferencia entre ellas es un paso importante para el tratamiento. Al igual que con cualquier otra afección, es fundamental consultar a un profesional de la salud sobre tus síntomas.

Diferencia

Las hernias constituyen una protuberancia de tejidos blandos a través del orificio de un músculo. Las hemorroides son áreas dolorosas que causan picazón en el ano, cerca del recto. Ambas pueden ser muy dolorosas, pero las hemorroides causan sangrado y picazón. El prolapso rectal también se suele confundir con una hernia perineal. En el prolapso, los síntomas son semejantes a los de las hemorroides, pero incluyen dolor y defecación, mucosidad o sangre en las deposiciones y la detección de una protuberancia al limpiarse la zona anal.

Signos visibles

Ante la presencia de un bulto o protuberancia en o cerca del recto, existen muchas probabilidades de que se trate de una hernia, aunque otras enfermedades también pueden producirlos (como el cáncer). Además, las hernias pueden ser muy sensibles al tacto y se mueven durante el proceso de la digestión.

Causas

El esfuerzo, el levantamiento de objetos pesados y la obesidad pueden provocar hernias. Otras causas incluyen antecedentes familiares de hernias o una acumulación de líquidos que ejerce presión sobre el abdomen.

Prevención y solución

La mejor forma de prevenir las hernias perineales es perder peso, consultar regularmente al médico, no hacer esfuerzos durante la deposición y levantar objetos pesados de la forma adecuada. Ante la presencia de una hernia, un procedimiento quirúrgico puede empujar los tejidos que sobresalen al interior de la cavidad y cerrar el orificio o rasgadura de la pared muscular.

Advertencia

Si las hernias no se tratan, especialmente una perineal, pueden conducir a problemas de salud graves, como la muerte tisular, la infección y la gangrena (una infección letal que se expande con rapidez). Las hernias no pueden recibir tratamientos caseros. Si intentas empujar el tejido a su lugar por tu cuenta, puedes agravar los daños.