Síntomas de la bursitis del hombro

La bursitis del hombro (inflamación del hombro) es causada por el roce excesivo del manguito rotador y el omóplato, debido a la inflamación de la bursa, que es un saco lleno de líquido que actúa como un amortiguador entre los huesos y los tendones en el hombro. La bursitis del hombro es a menudo causada por una lesión deportiva, laboral o relacionada con un accidente, también se vuelve más común con la edad. Aunque los síntomas de la bursitis del hombro suelen comenzar como un dolor leve o pérdida de la fuerza, la enfermedad puede ser grave si no se realizan modificaciones temporales de estilo de vida u otro tratamiento.

Dolor

La bursitis de hombro puede causar dolor presente tanto en reposo como cuando se realizan ciertos movimientos o actividades. El dolor puede ocurrir cuando el brazo se eleva o se baja desde una posición elevada, y el dolor puede aparecer de repente al levantar o alcanzar un objeto. Elevar el brazo por encima de la cabeza puede causar dolor, por lo que los atletas que participan en deportes como el tenis, el baloncesto o el béisbol les resulta doloroso lanzar o batear, o servir una pelota de tenis. Las personas involucradas en ocupaciones tales como la pintura o carpintería que implican mucho movimiento por encima de la cabeza, extender y levantar también podrá hacerlos susceptibles a dolor frecuente. En algunos casos, el dolor puede irradiar desde la parte delantera del hombro hasta el lado del brazo. Cuando empeora la bursitis del hombro, a menudo se acompaña de dolor en reposo o durante la noche mientras duermes. El dolor puede ser lo suficientemente grave como para que te despiertes de tu sueño, sobre todo si das vuelta sobre el hombro afectado.

Inflamación

La bursitis del hombro se caracteriza por la inflamación de la bursa y los tendones en la zona del hombro. A medida que estas estructuras se inflaman, se espesan y ocupan más espacio en la zona de los hombros, pellizcando o pinzando los nervios. El pellizco en los tendones y bursa los inflaman aún más, agravando la inflamación y conduce a un mayor pinzamiento. Es posible que experimentes hinchazón localizada y sensibilidad en la parte frontal o lateral exterior del hombro. A veces se siente caliente al tacto.

Pérdida de fuerza y ​​movimiento

La bursitis del hombro puede causar una pérdida de la fuerza y el movimiento, por lo que es difícil de mover el brazo y el hombro tanto como de costumbre. También puedes encontrar que tu parte superior del brazo y el hombro son más débiles de lo normal, por lo que es difícil levantar, empujar o jalar peso que antes no era demasiado pesado para ti. Puede ser que sea especialmente difícil realizar actividades que requieren la colocación de tu brazo detrás de la espalda, como subir una cremallera de la espalda o incluso rascarse la espalda. En la bursitis aguda, todas las formas de movimiento son limitadas y el hombro se siente sensible y doloroso. Los casos avanzados podrían causar "hombro congelado", en el que la pérdida de movimiento es progresiva, pero luego con el tiempo "se descongela" y muestra signos de mejora. De acuerdo con el Hospital for Special Surgery, la incapacidad para mantener el brazo en ciertas posiciones sugiere que la tendinitis (inflamación de un tendón que conecta los músculos a los huesos) está presente y los episodios recurrentes con tendinitis pueden significar que tienes un desgarro del manguito rotador.

Más galerías de fotos



Escrito por tricia mangan | Traducido por gabriela nungaray