Los síntomas de la bursitis en la cadera

El dolor de cadera es causado por condiciones que afectan a la articulación, los huesos y los músculos o por un daño autoinmune o inflamatoria de los cartílagos y tendones. Es necesario hacer un diagnóstico preciso de estas condiciones para proporcionar un tratamiento correcto y exitoso. El dolor crónico en la cadera puede indicar una bursitis de cadera, identificado por un médico a través de la evaluación de los síntomas y del dolor.

Identificación


La bursitis se produce cuando este saco se irrita y se inflama.

Las bursas son estructuras gelatinosas que contienen líquido y que funcionan para reducir la fricción entre los músculos y los huesos durante el movimiento. También proporcionan una amortiguación de los tejidos blandos en y alrededor de las articulaciones. La bursitis se produce cuando este saco se irrita y se inflama. La bursitis trocantérea afecta a la la bolsa en la parte superior del hueso de la cadera. La inflamación de la bursa situada cerca de la ingle es la bursitis de la articulación iliopsoas.

Causas

La bursitis de cadera se relaciona con el uso excesivo de la articulación de la cadera, causada por caminar excesiva o repetitivamente, escalar o inclinarse, así como rotar la zona de la cadera. El movimiento repetitivo ejerce una tensión en los tendones que a su vez tiran e irritan la bursa; la inflamación de la bursa resulta de los intentos del cuerpo para proteger la zona afectada. La bursitis de cadera puede ser causada por una lesión, como una caída, infección o enfermedades como gota o artritis, en casos raros.

Dolor

El síntoma principal de la bursitis de cadera es el dolor que se suele sentir en la parte superior del muslo y se irradia a la cara externa de éste. El dolor de la bursitis del iliopsoas se da en el área de la ingle. El dolor por bursitis comienza como una sensación de ardor agudo e intenso que se hace más generalizado en el área de la cadera. El dolor tiende a empeorar después de largos periodos de estar sentado y al despertar, o después de estar inmóvil durante un tiempo prolongado. Los períodos prolongados estando de pie y al caminar también aumentan los síntomas.

Rigidez

La articulación de la cadera se siente rígida y puede dificultar el movimiento si la bursitis se produce en esta zona. Los pacientes experimentan una pérdida del rango del movimiento al tratar de inclinarse, subir escaleras o subir y bajar de una silla. La rigidez se intensifica después de períodos prolongados de actividad, como lo hace el dolor.

Otros síntomas

En algunos casos de bursitis, la zona alrededor de la cadera puede lucir hinchada colorada, y la articulación de la cadera puede sentirse caliente y sensible al tacto. Estos síntomas son poco comunes en la bursitis de cadera, ya que la bursa se encuentra muy por debajo de la piel y en algunos de los músculos más grandes del cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por lori newell | Traducido por priscila caminer