Los síntomas de azúcar alta en la sangre durante el embarazo

En algún momento durante tu embarazo, tu obstetra te entregará una pequeña botella de una bebida con sabor azucarado y te pedirá que lo tomes justo antes de llegar a tu próxima cita. Dentro de unos 60 minutos de tomarlo, tendrás que tomarte una muestra de sangre. Esta es la prueba de la glucosa para la diabetes gestacional, o alto nivel de azúcar en la sangre durante el embarazo. Entre dos y 10 de cada 100 mujeres embarazadas en los Estados Unidos desarrollan diabetes gestacional, según Centers for Disease Control and Prevention. Casi todas las mujeres embarazadas bajo cuidado de un médico tomarán esta prueba, ya que, en algunos casos, no van a presentar síntomas visibles.

Los síntomas de alta azúcar en la sangre

La parte difícil sobre la diabetes gestacional es que mientras que una mujer embarazada se está ocupando de náuseas, dolores de espalda, dolores de cabeza y todos los otros síntomas de un embarazo normal, los síntomas de aumento de azúcar en la sangre no necesariamente son evidentes, señala el sitio web Texas Children's Hospital. Sin embargo, podrías experimentar visión borrosa, fatiga, aumento de la sed y de la micción, náuseas o vómitos, infecciones frecuentes o pérdida de peso a pesar de un aumento del apetito.

Factores de riesgo para diabetes gestacional

Debido a la típica falta de síntomas, los médicos prueban casi todo el mundo para la diabetes gestacional entre 24 y 28 semanas. Sin embargo, si eres considerado de alto riesgo para el azúcar en la sangre, tu médico podría también lo pedirá en tu primera cita prenatal. Los que se consideran de alto riesgo son las mujeres que son obesas, han tenido diabetes gestacional en un embarazo anterior, tienen antecedentes familiares de diabetes, que antes dieron a luz a un bebé grande o uno con un defecto de nacimiento, tener la presión arterial alta o que están sobre la edad 35.

Efectos del nivel de azúcar alto

Tomar la prueba de detección de glucosa, a pesar de la ausencia de síntomas, es importante para todas las mujeres embarazadas, debido al efecto del azúcar en sangre que puede tener en la madre y su feto. Las mujeres embarazadas con la hiperglucemia no controlada tienen un mayor riesgo de preeclampsia, parto prematuro o por cesárea, según CDC. También puede hacer que el bebé crezca muy grande, lo que puede conducir a daños en los nervios de los hombros del bebé durante el parto. También aumenta las posibilidades de ser obesos o con sobrepeso más adelante en la vida del niño.

El próximo paso

Si experimentas síntomas de la diabetes gestacional, habla con tu médico. Si no pasas la prueba inicial de la glucosa (conocida coloquialmente como la prueba de una hora de duración) tu médico te pedirá que tomes otra prueba más para confirmar los resultados. Si se te diagnostica, tú y tu médico controlarán tus niveles de azúcar en la sangre, así como el desarrollo de tu bebé de cerca para asegurarte de que su embarazo progrese de forma segura. Por lo general, se puede controlar la diabetes y sus síntomas a través de una dieta saludable que sea baja en azúcar junto con el ejercicio regular. Si no puedes controlar los síntomas, el médico puede recetar medicamentos orales o terapia de insulina.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah collins | Traducido por daniela laura arjones