Síndrome vestibular en perros de edad avanzada

Escrito por Clara Maxwell
El síndrome vestibular afecta también a perros de mediana edad.
dog photo image by sonya etchison from Fotolia.com

El síndrome vestibular geriátrico canino aparece cuando existen problemas en la recepción nerviosa en el oído medio e interno, donde se regula el equilibrio. Su inicio es repentino. Un perro sin problemas previos de salud puede caerse, tropezar, caminar en círculos o ser incapaz de levantarse sin causas aparentes. Aunque es más común en animales mayores, este trastorno también puede afectar a perros de mediana edad.

Definición

El síndrome geriátrico canino es una forma de síndrome vestibular periférico. También recibe el nombre de síndrome vestibular idiopático. El término “idiopático” referido a cualquier enfermedad da a entender que aparece de forma espontánea, sin causa conocida.

Síntomas

Además de la pérdida de equilibrio y de la dificultad para caminar, entre los síntomas del síndrome se incluyen el ladeo de la cabeza, un rápido movimiento de los ojos de un lado a otro y la pérdida de apetito provocada por las náuseas y el malestar. Los propietarios suelen temer que sus mascotas hayan sido envenenadas o que estén sufriendo un accidente cerebro vascular.

Tipos

El síndrome vestibular periférico implica a los nervios que están fuera del cerebro, mientras que el síndrome vestibular central está provocado por una lesión cerebral. Las infecciones en el oído medio también pueden dar lugar a un trastorno vestibular.

Diagnóstico y pruebas

Dado que su causa es desconocida, el síndrome vestibular geriátrico canino se diagnostica en gran medida descartando otros problemas vestibulares. Entre las pruebas que se realizan están los análisis de sangre, el examen de ojos y de oídos y, con menor frecuencia, los rayos X, la tomografía computarizada y las resonancias magnéticas.

Tratamiento

El tratamiento puede incluir medicamentos para las náuseas, líquidos intravenosos para la deshidratación y, si no es posible descartar una infección en el oído, antibióticos. La hospitalización no suele ser necesaria.

Recuperación

La mayoría de los perros se recupera por completo en tres semanas, apreciándose una notable mejoría en pocos días. No obstante, en algunos animales puede persistir el ladeo de la cabeza.