Síndrome de intestino irritable: consejos sobre cómo controlar tus síntomas

El síndrome del intestino irritable, un trastorno que afecta hasta un 25 por ciento de las personas, causa dolor abdominal periódico, hinchazón, gases y hábitos intestinales alterados, como diarrea, estreñimiento o ambos. La causa del SII es desconocida, pero la enfermedad no es mortal. El SII puede diagnosticarse solamente si todas las otras causas potencialmente graves para tus síntomas se han descartado. Aunque no existe una cura para el SII, puedes ser capaz de reducir los síntomas con algunos cambios de estilo de vida simples y remedios de venta libre.

Cambios dietarios

Muchas personas con SII pueden identificar los alimentos y bebidas que agravan sus síntomas específicos. Los productos lácteos, la cafeína, el trigo y el maíz son los desencadenantes más comunes, pero no todos tienen los mismos factores desencadenantes. Llevar un registro diario de los alimentos que consumes y tus síntomas, te ayudará a identificar los elementos que hay que evitar. Aunque la fibra dietética adicional a menudo se recomienda para los pacientes con SII, un informe de 2011 de la “Cochrane Database of Systematic Reviews” concluyó que no hay evidencia de beneficios al tomar más fibra.

Ejercicio

En un pequeño estudio que incluyó 102 pacientes con SII, científicos de la University of Gothenburg en Suecia demostraron que el aumento de la actividad física condujo a una mejoría en los síntomas gastrointestinales entre los pacientes con SII. Además, las personas con SII tenían menos probabilidades de tener síntomas recurrentes si permanecían activos. Si no estás acostumbrado a la actividad física, consulta con tu médico antes de iniciar un programa de ejercicios.

Remedios de venta libre

La actividad intestinal alterada que caracteriza el SII puede manifestarse como estreñimiento o diarrea. Algunas personas alternan entre los dos. Para las personas que tienen problemas principalmente por diarrea, la loperamida (Imodium) puede reducir la frecuencia de los movimientos intestinales y aliviar el malestar abdominal. Si tu síntoma principal es el estreñimiento, el uso ocasional de laxantes de venta libre, como el citrato de magnesio o polietilenglicol (Miralax), puede ser útil. El aceite de menta con cubierta entérica ha demostrado ser beneficioso en algunos ensayos, pero puede empeorar el reflujo ácido, por lo que debe utilizarse con precaución. No trates alguno de estos hasta que los hayas discutido con tu médico.

Liberación de estrés

Muchas personas que padecen SII notan un empeoramiento significativo de su dolor abdominal, distensión abdominal, estreñimiento y flatulencia en momentos de estrés. Por lo tanto, las técnicas de manejo de estrés o relajación pueden ayudar a aliviar tus síntomas. El tipo correcto para ti -meditación, yoga o un masaje- es una cuestión de preferencia personal. Para las personas con síntomas más graves relacionados con la ansiedad, la hipnosis o la psicoterapia formal, podría ser necesaria. Tu médico puede remitirte al especialista adecuado.

Probióticos

Normalmente, el tracto gastrointestinal humano está habitado por miles de millones de bacterias que participan en la digestión, regulan la actividad inmune y ayudan a preservar la integridad de la mucosa intestinal. Varios estudios han demostrado diferencias en la "flora" intestinal de las personas con SII. De acuerdo con una reseña de 2008 del "World Journal of Gastroenterology", los probióticos, que son microorganismos vivos que se pueden añadir a los alimentos o tomar en forma de suplemento, pueden ser útiles para el restablecimiento de una población normal de los microbios y aliviar los síntomas en personas con SII. No hay consenso en qué las cepas o dosis de probióticos son los mejores para el tratamiento del SII. En última instancia, cada persona puede tener una "fórmula" probiótica diseñada específicamente para sus necesidades. Hasta que este tema se aclare, consulta a tu médico para obtener recomendaciones.

Consideraciones

El SII es una enfermedad crónica cuya causa subyacente no se ha identificado. Aproximadamente un tercio de los pacientes con SII mejoran dentro de un año desde el inicio de sus síntomas, pero casi el 70 por ciento tiene una recurrencia dentro de los 5 años. Si piensas que tienes SII, pero no has sido evaluado médicamente, consulta a tu médico. El SII puede imitar otros problemas más graves, tales como la enfermedad celíaca o enfermedad inflamatoria del intestino.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por georgina velázquez