Signos y síntomas tempranos de advertencia del cáncer de hígado

Desafortunadamente, la mayoría de las personas con cáncer de hígado no tendrá ningún síntoma durante las etapas tempranas de la enfermedad y quizás no se den cuenta de que tienen cáncer hepático hasta que el tumor sea grande y difícil de tratar. Esto es debido a que muchos de los síntomas del cáncer hepático son comunes a otras enfermedades. Los síntomas incluyen inflamación y dolor abdominal, ictericia, fatiga, pérdida de peso sin explicación, náusea y falta de apetito.

Inflamación y dolor abdominal

El hígado se encuentra del lado derecho del cuerpo debajo de las costillas. La inflamación abdominal y el dolor pueden ser provocados por la inflamación hepática y la acumulación del líquido en la cavidad abdominal. Normalmente, no es posible sentir tu hígado, pero si una persona tiene cáncer hepático, el hígado se puede hacer más grande e inflamar. Un médico puede ser capaz de detectar un hígado engrandecido tocando el área. La acumulación de fluido en la cavidad abdominal ocurre porque el tumor provoca un incremento en la presión sobre los vasos sanguíneos que pasan a través del hígado. Este incremento en la presión da como resultado una fuga de líquido de estos vasos.

Síntomas relacionados con la bilis

Algunas veces los tumores hepáticos comienzan a crecer dentro de los ductos biliares y bloquean la salida de la bilis fuera del hígado. Como esta bilis amarilla no se puede drenar apropiadamente, puede provocar que la piel y lo blanco de los ojos de una persona que desarrollen un tinte amarillo, una condición llamada ictericia. Los ductos biliares bloqueados también pueden provocar una orina más oscura, porque la bilis debe excretarse por los riñones, y heces pálidas debido a que la bilis no está siendo excretada de la forma usual, que es con las heces.

Otros síntomas debidos a cambios hormonales

El cáncer hepático puede provocar cambios a los niveles de químicos y células en la sangre y dar como resultado síntomas que afecten el cuerpo entero. Muchas veces éstos cambios pueden ser detectados en una prueba sanguínea antes de que el tumor se ha diagnosticado. Las personas con cáncer hepático pueden tener niveles de azúcar bajos y niveles de calcio altos en la sangre, colesterol alto y grandes números de células rojas sanguíneas. Éstos cambios en la sangre pueden provocar estreñimiento, náusea, fatiga o diarrea severa.

Grupos de alto riesgo y síntomas

Las personas con ciertos problemas del hígado, como la cirrosis o las infecciones con hepatitis B o C, frecuentemente tienen muchos de los síntomas del cáncer hepático. Estas personas también se encuentran en un riesgo incrementado de desarrollarlo, lo que hace que el diagnóstico sea especialmente difícil, ya que pueden no notar ningún síntoma nuevo en las etapas tempranas de la enfermedad. Si estás en alguno de estos grupos de alto riesgo y notas un nuevo dolor, un hígado inflamado, fiebre y pérdida de peso, deberías visitar al médico.

Más galerías de fotos



Escrito por rebecca bigelow, ph.d. | Traducido por laura de alba