Signos y síntomas de la influenza tipo A

La influenza, o gripe, es una enfermedad respiratoria contagiosa causada por un virus en el aire. Los virus de influenza se dividen en tres tipos: A, B y C. El tipo A y virus B son las más graves y son responsables de las epidemias de gripe que se experimentan casi todos los inviernos. Los virus de tipo C por lo general causan una enfermedad respiratoria muy leve y pueden no presentar ningún síntoma en absoluto. La vacuna anual contra la gripe se dirige al tipo A y B. Mientras que los virus de tipo A y B difieren en su origen, los síntomas son los mismos.

Signos y síntomas

A diferencia de un resfrío, la gripe suele aparecer de repente. Los síntomas pueden ser de moderados a graves y suelen incluir fiebre, escalofríos, tos seca, dolor de garganta, secreción o congestión nasal, dolores musculares y corporales, dolor de cabeza y fatiga. Algunas personas que contraen la influenza también pueden experimentar vómitos y diarrea, aunque esto es más común en niños que en adultos. Según Centers for Disease Control and Prevention, la fiebre es común, pero no siempre acompaña la gripe. Cualquier fiebre y dolores en el cuerpo suelen durar de 3 a 5 días, pero la tos y la fatiga pueden durar hasta 2 semanas o más. Las complicaciones pueden ser graves e incluyen neumonía, bronquitis y la sinusitis e infecciones del oído. Los niños pequeños, los ancianos, las mujeres embarazadas y las personas con sistemas inmunes comprometidos están en mayor riesgo de complicaciones.

Cómo se propaga la gripe

La gripe se transmite de persona a persona a través del aire. Cuando una persona infectada tose o estornuda, las pequeñas gotas transportadas por el aire pueden aterrizar en la boca o la nariz, o incluso ser inhaladas en los pulmones, de otras personas cercanas. Una persona también puede infectarse al tocar una superficie que tiene el virus en ella, como la perilla de una puerta y luego tocarse la boca o la nariz. Se cree que los adultos son contagiosos 1 día antes de mostrar síntomas y de 5 a 7 días después de enfermarse. Los niños pueden ser contagiosos por más de 7 días. Los síntomas suelen aparecer dentro de 1 a 4 días de que el virus entra en el cuerpo. Algunas personas pueden tener el virus de la influenza y permanecer asintomáticos, pero pasar el virus a otras personas.

Tratamiento

Comunícate con tu médico si tienes síntomas de influenza. El tratamiento está dirigido a reducir la severidad de los síntomas y puede incluir medicamentos para aliviar los dolores y la fiebre, el reposo en cama y mucho líquido. Tu médico también puede prescribir medicamentos antivirales. Cuando se inicia dentro de los primeros 2 días, se pueden reducir la duración de los síntomas.

Prevensión

Los CDC recomiendan que todas las personas de 6 meses y mayores reciben la vacuna anual contra la gripe. La vacuna es especialmente importante para los grupos de alto riesgo, incluyendo los niños pequeños, las mujeres embarazadas y los ancianos. Aunque la vacuna no protege contra todos los virus de la gripe, protege contra los que la investigación indica serán más frecuente, incluyendo los virus de tipo A. Además de recibir la vacuna, evita el contacto cercano con personas enfermas. Si estás enfermo con gripe, quédate en casa y reduce al mínimo el contacto con otras personas hasta que estés libre de fiebre por lo menos durante 24 horas. Cúbrete la boca y la nariz con un pañuelo desechable cuando tosas o estornudes y deshazte de ellos correctamente. Lávate las manos a menudo con agua y jabón. Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca.

Más galerías de fotos



Escrito por patricia culpepper | Traducido por verónica sánchez fang