Signos y síntomas de la fiebre del heno

La fiebre del heno, también conocida como rinitis alérgica, es una condición causada por una alergia a ciertos tipos de alérgenos en el aire, como el polvo, el polen o la caspa de mascotas. Se estima que unos 60 millones de personas en los Estados Unidos se ven afectadas por la fiebre del heno, según informan los funcionarios de salud de la American Academy of Allergy Asthma and Immunology. Los signos y síntomas de la fiebre del heno se desarrollan con mayor frecuencia durante la primavera o el otoño, pero puede ocurrir en cualquier época del año.

Irritación y congestión nasal

Tus fosas nasales pueden irritarse o inflamarse cuando te expones a un alergeno en el aire. Si esto sucede, puedes notar que la nariz se enrojece o pica. La irritación en la nariz puede provocar que el sistema inmunológico produzca moco dentro de tus fosas nasales, dificultando que el alergeno en el aire llegue a tus pulmones. La producción de moco nasal en exceso puede causar la aparición de una secreción o congestión nasal, que puede dificultar tu respiración. También podrías experimentar episodios frecuentes de estornudos y que tengas que sonarte la nariz para eliminar el exceso de mucosidad de los conductos nasales.

Picazón oral

Si padeces de fiebre del heno, los alérgenos transportados por el aire pueden irritar el tejido que recubre la boca y la garganta, advierten los funcionarios de salud en Better Health Channel, un sitio web informativo de salud proporcionado por el gobierno australiano. Esta irritación puede causar la aparición de sensaciones de picazón a lo largo del paladar o en la garganta. La picazón oral debido a la fiebre del heno puede ser incómoda y también puede interferir temporalmente con tu sentido del gusto.

Tos

Cuando un alergeno entra en tu vía respiratoria, puede inflamar el delicado tejido que recubre el tracto respiratorio. La irritación en la garganta debido a la fiebre del heno puede hacer que experimentes síntomas de tos, advierte Medline Plus, una enciclopedia médica en línea proporcionada por National Library of Medicine. Una tos persistente puede desencadenar síntomas de fiebre del heno adicionales, incluyendo dolor de garganta o dolor de pecho leve.

Irritación ocular

Si un alergeno en el aire entra en contacto con tus ojos, puedes experimentar síntomas de irritación ocular. Puedes notar que tus ojos se vuelven acuosos y lucen rojos o inyectados de sangre. También puedes desarrollar ojeras hinchadas y oscuras debajo de los ojos debido a la exposición a los alergenos, un síntoma al que Mayo Clinic llama ojeras alérgicas.

Dolor de cabeza

La congestión nasal debido a la fiebre del heno puede contribuir a la acumulación de presión dentro de tus conductos sinusales. Si esto ocurre, puedes experimentar dolor facial o dolores de cabeza como parte de los síntomas de la fiebre del heno. Los síntomas del dolor de cabeza pueden ser leves a graves y suelen desarrollarse en la región frontal de la cabeza.

Más galerías de fotos



Escrito por rae uddin | Traducido por priscila caminer