Signos y síntomas de la distensión inguinal muscular

Los desgarres inguinales musculares, en ocasiones conocidos como distensiones musculares son lesiones dolorosas que se causan por movimientos bruscos de la pierna como cruzar la calle mientras no tienes el suficiente equilibrio o caer con tu pierna estirada hacia el otro lado. Las atletas femeninas que practican algún deporte y necesitan correr, brincar o dar patadas son más propensas a este tipo de lesiones. Los desgarres inguinales musculares se pueden descubrir con distintos signos y síntomas.

Dolor y contusiones

Los desgarres inguinales musculares difieren en severidad, desde un exceso de presión hasta desgarres severos de las fibras musculares. Estas lesiones causan dolor en la parte interna de tu muslo cerca de tu hueso púbico, lo que puede radiar hasta la parte frontal de éste. Sentirás un dolor agudo en el momento en que te lesiones y en el momento en que hagas presión en tu pierna. Tu área inguinal puede doler al momento de estar reposando. Usar los músculos lesionados puede causar dolor durante semanas. El sangrado muscular interno puede causar contusiones en el interior de tu músculo.

Debilidad y taponamiento

Los desgarres inguinales severos pueden causar daño muscular importante, lo que dificulta el movimiento de tu pierna. La debilidad puede causar dificultad al levantar tu pierna para ir a la cama o al subir escaleras. En casos más graves, es posible que tengas que usar tus manos para levantar tu pierna. En caso de que el músculo esté completamente desgarrado no podrás realizar estos movimientos. Es posible que sientas una merma en la parte superior de tu muslo en donde se generó el desgarre. Los desgarres inguinales musculares pueden causar una sensación de taponamiento. Ve inmediatamente al médico en caso de que tengas estos síntomas o si la lesión no mejora en una semana.

Más galerías de fotos



Escrito por aubrey bailey | Traducido por karen angelica malagon espinosa