Signos y síntomas de no digerir los alimentos correctamente

La malabsorción es el término médico para no digerir y absorber los alimentos adecuadamente. Existen muchos tipos de condiciones médicas que pueden llevar a la mala absorción, que normalmente sale a la luz cuando experimentas signos y síntomas. Tu sistema digestivo es el sitio principal para muchos de los signos y síntomas de la mala absorción. Otros sistemas de órganos pueden estar involucrados, debido a las deficiencias nutricionales que pueden desarrollarse, si tienes un problema digestivo grave.

Diarrea

Los alimentos no digeridos en el tracto digestivo generalmente causan diarrea. Una alta concentración de nutrientes no absorbidos en el intestino provoca una afluencia de agua, dando lugar a la diarrea. Puedes experimentar calambres y dolor abdominal asociado a la diarrea. Si estás teniendo dificultad para digerir las grasas, puedes observar que las heces flotan en el agua del inodoro y tienen un aspecto graso. La diarrea crónica es el síntoma más común de la mala absorción.

Distensión abdominal y gases

La mayoría de la digestión y absorción de alimentos se produce en el intestino delgado. En circunstancias normales, el material fecal que alcanza el intestino grueso o colon, tiene una baja concentración de alimento no digerido. Sin embargo, con la mala absorción las grandes cantidades de hidratos de carbono, grasas y/o proteínas no digeridas se transportan a tu colon. Las bacterias normales allí se alimentan de los nutrientes sin digerir, liberan gases que causan hinchazón abdominal y aumento de paso de gas desde el recto. El exceso de agua en los intestinos se suma a la hinchazón que experimentas con la mala absorción.

Pérdida de peso

La pérdida de peso involuntaria es un síntoma común de los síndromes de la mala absorción que interfieren significativamente con la capacidad para digerir los carbohidratos, las grasas, las proteínas o una combinación de estos importantes nutrientes. Puedes comer una cantidad suficiente de calorías, pero la comida que pasa por el tracto gastrointestinal sin digerir no te permite el beneficio de esas calorías. Un problema digestivo aislado, tales como la dificultad para digerir el azúcar de la leche, no suele provocar la pérdida de peso significativa. Eres más propenso a experimentar la pérdida de peso no intencional con problemas digestivos que afectan a varios nutrientes, como la enfermedad celíaca, la pancreatitis y la enfermedad de Crohn.

Deficiencia en el crecimiento

Entre los niños, los problemas digestivos graves comúnmente conducen a un crecimiento deficiente y el incumplimiento de los hitos físicos esperados. Las insuficientes calorías y proteínas son factores importantes en el crecimiento retardado de un niño. Las deficiencias de vitaminas y minerales relacionadas con la mala absorción también contribuyen a un deficiente crecimiento. Si tu hijo no aumenta de peso como esperabas, habla con tu médico.

Falta de energía

Puedes experimentar falta de energía y fatiga, si tienes un problema digestivo que conduce a la mala absorción significativa. Las calorías suficientes para satisfacer tus demandas de energía pueden ser dificultadas por las deficiencias de vitaminas y minerales. Varias vitaminas ayudan en la producción metabólica de la energía, lo que te hace más lento cuando se tiene una deficiencia. Los problemas digestivos que conducen a deficiencias de vitamina B-12, ácido fólico y hierro causan anemia, lo que contribuye aún más, a la falta de energía.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. tina m. st. john | Traducido por gabriela nungaray