Signos y síntomas de un desgarro muscular

Un desgarro muscular es una lesión a un músculo o tendón. Un desagarro, o torcedura, puede clasificarse como leve, moderado o grave, con la posibilidad de una ruptura o un desgarro por completo del tejido muscular. Los desgarros se originan por sobreestiramiento y pueden ser resultado de un esfuerzo excesivo de los músculos como al levantar mucho peso o esfuerzos excesivos crónicos.

Desgarro muscular leve

Un desgarro muscular leve, o torcedura, dará como resultado inflamación leve y dolor. Se caracteriza por un sobreestiramiento del tejido muscular con muy pocos o sin desgarros del todo. Un desgarro leve generalmente sana por sí solo con reposo.

Desgarro muscular moderado

Un desgarro muscular moderado, o desgarro parcial, ocurre con más estiramiento y resulta en desgarros significativos en el tejido muscular. Existe inflamación y dolor además de moretones y limitación del movimiento. Los espasmos musculares o calambres son comunes con desgarros parciales del tejido muscular. Recuperarse de un desgarro moderado es más tardado y con frecuencia se necesita terapia física para recuperarse por completo.

Desgarro muscular severo

Un desgarro muscular grave significa que la mayoría o todas las fibras musculares se rompieron, y puede involucrar una ruptura parcial o total del músculo o tendón. Esto normalmente se manifiesta con pérdida grave de la movilidad, dolor profundo, inflamación espasmos musculares y moretones. Se necesita atención médica, incluyendo terapia física y con frecuencia, cirugía.

Más galerías de fotos



Escrito por mary tolley rhodes | Traducido por karly silva