Signos y síntomas de demasiado magnesio

Como el cuarto mineral más abundante en el cuerpo, el magnesio está implicado en muchos procesos biológicos importantes. La mitad de todo este en el organismo se encuentra en los huesos, pero también está involucrado en la regulación de la presión arterial, azúcar en la sangre, el movimiento muscular, la función nerviosa, el sistema inmunológico y el metabolismo energético. Los suplementos para la salud que contienen magnesio se encuentran disponibles sin receta médica, pero siempre se debe consultar a tu médico antes de tomar un suplemento de salud, porque tomar demasiado puede causar efectos secundarios graves.

Efectos gastrointestinales

Los primeros síntomas de intoxicación por magnesio son a menudo gastrointestinales. Este actúa como un laxante y la diarrea es con frecuencia el primer síntoma de su ingesta en exceso. Los síntomas gastrointestinales adicionales también podrían ocurrir, como dolor de estómago, náuseas y vómitos. Las personas que sufren de intoxicación por magnesio también perderán la frecuencia el apetito, lo que puede causar pérdida de peso involuntaria, si la toxicidad se deja sin tratar. El U.S. Institute of Medicine recomienda un máximo de 350 mg de magnesio por día. Las dosis de menos de esto rara vez causan síntomas de toxicidad.

Efectos cardiovasculares

La intoxicación por magnesio podría afectar negativamente al sistema cardiovascular. Los descensos bruscos de la presión arterial, también conocida como hipotensión, se han reportado después de tomar dosis excesivas. El exceso de este mineral en la sangre también puede reducir la velocidad en el latido del corazón o causar ritmos cardíacos irregulares, conocidos como arritmias. Si muy altos niveles de magnesio se acumulan en la sangre, el corazón podría dejar de latir, lo que también se conoce como paro cardíaco.

Sintomas adicionales

La intoxicación por magnesio severa también puede causar debilidad muscular y dificultad para respirar. Cambios en el estado mental también pueden ocurrir, incluyendo confusión y letargo. Sus elevados niveles pueden romper el equilibrio de otros minerales en el cuerpo, especialmente el calcio, logrando causar síntomas adicionales. En casos extremos, su toxicidad a largo plazo puede resultar en coma o la muerte.

Daño renal

Los riñones ayudan a eliminar el exceso de magnesio a partir de la sangre, y la tensión puesta en los riñones por el procesamiento de grandes cantidades de magnesio pueden dañarlos. Si los riñones ya están dañados por una enfermedad renal o el alcoholismo, no pueden eliminar el mineral de la sangre tan eficazmente como los riñones sanos. Esta disminución de la capacidad de los riñones para filtrarlo de la sangre puede aumentar el riesgo de toxicidad. Si tienes problemas de riñón, sólo se deben tomar suplementos si se te indica a hacerlo por tu médico.

Más galerías de fotos



Escrito por matthew busse | Traducido por verónica sánchez fang