Signos y síntomas del colesterol LDL alto

Tu recuento total de colesterol entrega una medida de tu nivel de colesterol LDL, conocido como el colesterol malo, el nivel del HDL, que es el colesterol bueno, los triglicéridos y otro lípido llamado Lp(a). De particular preocupación es el recuento del LDL ya que este es el tipo de colesterol que contribuye a los depósitos de grasa que constriñen las arterias y aumentan el riesgo de enfermedades del corazón. Por desgracia, los signos o síntomas de colesterol alto LDL son raros hasta que la enfermedad se convierte en un problema sin solución final, por lo que la American Heart Association recomienda que chequees tu colesterol con regularidad.

Xantomas


Los xantomas se observan en pacientes con perfiles de lípidos altos.

El xantoma, también conocido como xantelasma, es una condición caracterizada por la aparición de xantomas, que son depósitos de grasa que se acumulan en los tendones o tejido. De acuerdo con la base de datos MedlinePlus proporcionada por los National Institutes of Health, los xantomas se ven con frecuencia en los pacientes con altos perfiles de lípidos. Estos depósitos de grasa varían en diámetro y por lo en general se sienten suaves y se ven amarillos con bordes claramente definidos. Aunque los xantomas pueden surgir en cualquier parte del cuerpo, se ven en las manos, los pies, las rodillas, los codos o las nalgas con mayor frecuencia. Estos crecimientos no son cancerosos y generalmente no tienen dolor. Sin embargo, pueden ser una señal de que tu nivel de colesterol LDL es demasiado alto. También hay que señalar que los xantomas veces ocurren como un síntoma de una condición médica que hace que los niveles de lípidos en la sangre se eleven, como diabetes o enfermedad hepática.

Aterosclerosis


La aterosclerosis se atribuye a niveles elevados a largo plazo de colesterol LDL.

La aterosclerosis se atribuye a niveles elevados a largo plazo de colesterol LDL. Todo el colesterol se mueve a través del cuerpo por enganchado a las lipoproteínas. Las liptoproteins de alta densidad, o HDL, llevan el colesterol de nuevo al hígado para su reciclaje. Por el contrario, las lipoproteínas de baja densidad, o LDL, tienden a mantener el colesterol que circula en el torrente sanguíneo, donde no puede disolverse. Con el tiempo, ese colesterol LDL que circula libremente causa daño a la capa del endotelio de las arterias, formando depósitos de grasa que impiden el flujo de sangre y oxígeno. Una vez más, es posible que no haya síntomas de que esto hasta que se produce un evento que puede comprometer seriamente tu salud. Sin embargo, una pista es la mala circulación en las extremidades, especialmente en las piernas y los pies. Si sospechas que este puede ser el caso, no dudes en buscar atención médica. Si el oxígeno al cerebro se corta, se puede producir un accidente cerebrovascular. Si el corazón no recibe suficiente oxígeno, se puede producir un ataque al corazón.

Hipercolesterolemia familiar


Las enfermedades de almacenamiento de lípidos se pueden detectar con pruebas de orina.

Una serie de trastornos metabólicos genéticos, como la hipercolesterolemia familiar, están asociados con la acumulación de colesterol LDL en las células y tejidos. Colectivamente, estos trastornos se denominan enfermedades de almacenamiento de lípidos o enfermedades de almacenamiento lisosomal. Normalmente, los lisosomas en células convierten los lípidos en combustible para la energía. Sin embargo, algunas personas carecen de las enzimas necesarias para que ocurra esta conversión. Según el National Institute of Neurological Disorders and Stroke, los síntomas típicos de muchas enfermedades de almacenamiento de lípidos incluyen inflamación del hígado o del bazo, que generalmente se detecta mediante un examen físico y se confirma un examen de sangre o de orina. MedlinePlus describe específicamente como hipercolesterolemia familiar un defecto hereditario del cromosoma 19, que hace que el cuerpo sea incapaz de mover el colesterol LDL de la sangre. Esta enfermedad, que es progresiva desde el nacimiento, aumenta significativamente el riesgo de arteriosclerosis, infarto de miocardio y accidente cerebrovascular. Los síntomas incluyen la aparición de xantomas y dolor en el pecho, a menudo desde una edad temprana.

Más galerías de fotos



Escrito por karyn maier | Traducido por mariana nonino