Signos y síntomas de la deficiencia de vitamina D y de calcio

La vitamina D y el calcio ayudan en el crecimiento óseo y la remodelación, y son esenciales para el buen funcionamiento del corazón, los nervios y músculos. Cuando las personas carecen de cantidades adecuadas de estos nutrientes, puede ser debido a la incapacidad del cuerpo para absorber las vitaminas, deficiencias nutricionales o un problema médico que interfiere con la absorción de estas vitaminas. Las deficiencias significativas de estos dos nutrientes pueden conducir a problemas de salud graves. Antes de complementar una dieta con vitamina D o calcio, consulta a un profesional de la salud sobre las dosis apropiadas para la situación.

Raquitismo y osteomalacia

El raquitismo y la osteomalacia son dos de las condiciones más comunes asociadas con la deficiencia de vitamina D. El raquitismo es una enfermedad que ocurre en niños que no reciben suficiente cantidad de la vitamina. Los National Institutes of Health Office of Dietary Supplements describen el raquitismo como una condición en la que los huesos no se mineralizan adecuadamente, dando lugar a deformidades del esqueleto y huesos blandos. Los síntomas incluyen problemas de crecimiento, dolor óseo y deformidades esqueléticas. La osteomalacia es el resultado de la deficiencia de vitamina D en los adultos, y lleva a huesos y músculos débiles. Los síntomas más comunes son las fracturas, dolor generalizado y dolor muscular. Esta condición puede no producir síntomas hasta que se haya hecho un daño considerable.

Hiperparatiroidismo

Una deficiencia de vitamina D provoca hipercalcemia, de acuerdo con el Merck Manual. Esto hace que el cuerpo produzca un exceso de PTH, o de la hormona paratiroidea, que causa el hiperparatiroidismo. El hiperparatiroidismo aumenta la absorción y conservación de calcio del riñón, pero también aumenta la cantidad de fosfato excretado por el cuerpo, dice el Merck Manual. Este aumento de la excreción de fosfato interfiere con la mineralización de los huesos, lo que puede causar debilitamiento y dolor de huesos. Otros síntomas incluyen dolor abdominal, convulsiones, y entumecimiento en los dedos, dedos de los pies y alrededor de la boca.

Hipertensión

Las personas con presión arterial alta podrían no estar recibiendo suficiente calcio. La University of Maryland Medical Center dice que las personas con una deficiencia de calcio pueden estar en mayor riesgo de desarrollar hipertensión, y aumentar la ingesta de calcio puede ayudar a disminuir la presión arterial. Se necesitan más estudios por hacer, ya que hay resultados contradictorios. Si tienes presión arterial alta, consulta a un profesional de la salud acerca de los posibles beneficios que el calcio puede tener para ellos antes de tomar calcio para este propósito. La presión arterial alta puede no tener ningún síntoma. Algunas personas pueden experimentar dolores de cabeza, hemorragias nasales o cambios en la visión.

Osteoporosis y la baja densidad ósea

El calcio es esencial para huesos sanos y fuertes, y una deficiencia puede conducir a un mayor riesgo de osteoporosis, fracturas y huesos debilitados. La vitamina D ayuda al cuerpo a absorber y usar el calcio y la deficiencia de vitamina D disminuye la capacidad del cuerpo para hacerlo. Tomar suplementos de calcio puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar osteoporosis después de la menopausia para las mujeres y en los hombres puede ayudar a prevenir la pérdida ósea que se produce con la edad.

Otros síntomas

Varios otros signos y síntomas pueden estar presentes con la deficiencia de vitamina D o calcio y pueden ser fácilmente confundidos con otras causas. El Merck Manual muestra otros síntomas de una deficiencia de vitamina D, incluyendo dolores musculares y debilidad y dolor de huesos. La deficiencia de calcio puede causar síntomas similares, incluyendo calambres musculares e irritación, espasmos oculares, dolores de cabeza y dolor en la mandíbula, dice Health Supplements Nutritional Guide. Si experimentas estos síntomas, el profesional de la salud puede ayudarte a determinar la causa subyacente.

Más galerías de fotos



Escrito por jaime herndon | Traducido por daniela laura arjones