Signos y síntomas de la deficiencia de vitamina D en los adolescentes

A pesar del hecho de que la vitamina D está fácilmente disponible, 58 millones de niños estadounidenses no reciben suficiente de esta vitamina esencial. Ésta ayuda al cuerpo a procesar el calcio, que ayuda a que tus huesos se desarrollen y se mantengan fuertes, por lo que es esencial para los adolescentes cuyos cuerpos todavía están creciendo. Se encuentra en la leche y los productos lácteos, así como en algunos tipos de pescado y cereales. La exposición al sol también causa que el cuerpo produzca la vitamina.

Raquitismo


Un adolescente con el raquitismo será más pequeño que la media y puede presentar algunas anormalidades en los huesos.

El raquitismo es una enfermedad que se presenta en adolescentes que han tenido deficiencia de vitamina D durante años. Un adolescente con raquitismo será más pequeño que la media y puede presentar algunas anormalidades en los huesos. En particular, puede tener piernas arqueadas, las muñecas gruesas o una columna curvada. El médico necesita realizar radiografías y análisis de sangre para diagnosticar el raquitismo. Esta enfermedad a menudo se puede tratar mediante la adición de más vitamina D a la dieta del adolescente, aunque en algunos casos la cirugía puede ser necesaria.

Rotura de huesos y dolor


La vitamina D fortalecerá los huesos.

Incluso si los huesos son de tamaño normal, los huesos de un adolescente con deficiencia de vitamina D pueden debilitarse porque no están recibiendo suficiente calcio para mantenerse fuertes. La deficiencia de vitamina D puede ser la culpable si se ha roto algún hueso fácilmente, como en un accidente leve. También puede sentir dolor en sus huesos debido a la deficiencia. Cualquier hueso puede verse afectado. Ingerir más de la vitamina generalmente fortalece los huesos sin ayuda médica adicional.

Obesidad


La deficiencia de vitamina D se ha relacionado con la obesidad.

Con casi un tercio de los adolescentes estadounidenses con sobrepeso, puede ser difícil determinar si tu hijo tiene sobrepeso debido a la deficiencia de vitamina D, pero los dos se han relacionado. Un estudio realizado por University Johns Hopkins encontró que los adolescentes que tenían bajos niveles de vitamina D tenían cinco veces más probabilidades de ser obesos que sus pares. No se sabe exactamente por qué los dos están relacionados, pero ayudar a tu hijo a ser activo mientras come alimentos ricos en vitamina D y bajos en grasa puede aumentar sus niveles, mientras reduce su peso.

Fatiga y depresión

La depresión es común entre los adolescentes, y mientras que la deficiencia de vitamina D no hará que tu hijo adolescente esté deprimido, puede empeorar sus síntomas. La deficiencia puede causar que se fatigue, haciéndolo menos activo y más retraído. Dado que la exposición al sol genera vitamina D, los adolescentes que viven en sitios nublados o lugares fríos donde no ven el sol por mucho tiempo pueden experimentar más fatiga y depresión durante los meses nublados. Si notas que está especialmente retirado en invierno, llévalo de paseo cada vez que el sol aparezca.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn walsh | Traducido por daniela laura arjones