Signos de la ingesta baja en proteínas

La proteína es un macronutriente que proporciona energía al cuerpo. Es un componente esencial de todas las células, tejidos y órganos. La proteína en los alimentos se descompone en aminoácidos, o bloques de construcción utilizados para reparar y reponer el cuerpo. La proteína ayuda a construir músculos, producir nuevas células, regula las hormonas y enzimas, sanar las heridas y promueve la función inmune. De acuerdo con el Merck Manual, una dieta baja en proteína es más común en los países en desarrollo debido a la falta de acceso a los alimentos ricos en proteínas. Sin embargo, también puede afectar a personas de países desarrollado que hacen selecciones dietéticas pobres. La falta de suficientes proteínas en tu dieta puede dar lugar a una serie de efectos secundarios negativos.

Pérdida de masa muscular

La falta de proteínas en la dieta puede causar dolor muscular, debilidad y calambres. La proteína es necesaria para el crecimiento muscular y la fuerza. Si hay una falta de proteínas en tu dieta, experimentarás una reducción de la fuerza muscular, pérdida de la función muscular y disminución de la masa corporal. También perderás grasa corporal ya que la proteína proporciona estructura para los tejidos adiposos. La atrofia del tejido muscular y de tejido graso que se conoce como caquexia.

Edema

El edema es una condición caracterizada por la acumulación de líquido en los tejidos y las cavidades del cuerpo. El edema con mayor frecuencia afecta el abdomen, las manos, los tobillos y los pies. La proteína ayuda a regular y mantener un balance adecuado de fluidos y electrolitos en el cuerpo. No obtener suficiente proteína dietética puede afectar el fluido de tu cuerpo y el equilibrio electrolítico, causando inflamación y edema.

Alteraciones de la piel y las uñas

La falta de proteínas en la dieta puede causar cambios en la piel y las uñas. La proteína es responsable del proceso de regeneración de las células; la producción de nuevas células y la sustitución de las muertas. Por lo tanto, si no consumes la cantidad adecuada de proteínas, la piel puede llegar a ser muy delgada y quemarse fácilmente cuando se expone a la luz solar. Puedes experimentar agrietamiento, descamación, resequedad y erupciones de la piel. El retraso en la cicatrización de heridas y úlceras son signos de la baja ingesta de proteínas. La proteína es un componente importante de la formación de las uñas. Una deficiencia de proteínas puede causar uñas con manchas blancas o marrones en las uñas.

Pérdida de cabello

Cabello seco y ralo que se cae fácilmente o cambia de color o de textura es un signo de la baja ingesta de proteínas. El pelo se compone de aproximadamente 90 por ciento de proteína. Por lo tanto, el adelgazamiento del cabello o la pérdida del cabello se debe a una deficiencia de proteínas principalmente .

Infección

La proteína es vital para el sistema inmune para proteger el cuerpo y defenderse contra las sustancias extrañas tales como bacterias y virus. Cuando el cuerpo no tiene la cantidad adecuada de proteínas, el número de nuevas células blancas de la sangre disminuye. Como resultado de ello, el sistema inmune se debilita y aumenta el riesgo de infección .

Problemas gastrointestinales

Las proteínas proporcionan energía al organismo. Una reserva baja de proteínas hará que te sientas cansado, fatigado y débil. También puedes experimentar dolores de cabeza, náuseas, diarrea, dolor de estómago e incluso desmayos. Las proteínas ayudan a transportar los nutrientes en el cuerpo, entregando y liberándolos donde más se necesitan. Cuando la proteína no es capaz de realizar esta función, la homeostasis del cuerpo se pierde. Esto puede resultar en pérdida de apetito, irritabilidad, insomnio, apatía, e incapacidad para mantener el calor.

Más galerías de fotos



Escrito por erica wickham, m.s., r.d., c.d.n. | Traducido por esteban arenas