Los signos de un crecimiento acelerado en un bebé

De acuerdo con KidsHealth, parte del Nemours Foundations's Center for Children's Health Media, una organización pediatra sin fines de lucro dedicada a mejorar la salud de los niños, los bebés crecen un promedio de 10 centímetros de longitud y triplican su peso al nacer durante su primer año de vida. Este crecimiento ocurre a borbotones. Dicen los pediatras expertos de las Pediatric Associates de Richmond en Virginia que los primeros signos de crecimiento comúnmente ocurren cuando los bebés tienen 10 días de edad, 6 semanas de edad y 3 meses de edad. Durante una etapa de crecimiento, los niños presentan ciertos cambios en sus patrones cotidianos. Debes estar atento a estas señales para determinar si tu bebé está teniendo un brote de crecimiento o si hay un problema subyacente más grave.

Su estómago parece no tener fondo

Una señal importante de un brote de crecimiento infantil es un aumento repentino y significativo en el hambre. Si un bebé es amamantado o toma un biberón, mientras está pasando por una etapa de crecimiento querrá comer con más frecuencia de lo que normalmente lo hace. En un artículo aparecido en Parents.com, Dr. Michelle Lam, investigador del crecimiento y profesor asociado de antropología en la Emery University, dice que los bebés necesitan más calorías durante el período de crecimiento. Si bien este aumento del apetito puede ser abrumador, viene con una ventaja para las madres que están amamantando, ya que alimentar con más frecuencia ayuda a impulsar la producción de leche.

¿La noche? ¿Qué es eso?

En el sitio WhattoExpect.com, Heidi Murkoff, autor del libro "Qué esperar cuando estás esperando", afirma que los niños estarán más a menudo despiertos por la noche durante la etapa de crecimiento. Incluso los bebés que se han adaptado a un programa semi-regular de sueño, dormir de forma continua durante 5 a 6 horas, durante una etapa de crecimiento se despertarán con más frecuencia para ser alimentados. Los bebés más grandes que experimentan períodos de crecimiento también pueden levantarse más temprano de las siestas.

Y de pronto, se convierte en Capitán Malhumorado

Es muy común que los bebés estén más irritable de lo normal al pasar por períodos de crecimiento. Este mal humor poco común puede atribuirse al aumento de la alimentación durante la noche que se asocia a los brotes de crecimiento, según el Dr. Gregory Plemmons, director médico de la práctica de la atención primaria pediátrica en el Vanderbilt Children's Hospital. En un artículo de la Parents Magazine, Plemmons explica que si un bebé está despierto más a menudo durante la noche para alimentarse, no está consiguiendo los largos períodos de descanso que necesita. Si la falta de sueño afecta a los adultos, imagina lo que hace al desarrollo de los bebés.

Duerme como los muertos

Una vez que los bebés tienen suficientes calorías, necesitan tiempo para permitir que su cuerpo trabaje para crecer. Los bebés suelen pasar los próximos días después del frenesí alimentario, durmiendo más tiempo y más profundamente de lo que normalmente lo hacen. Las investigaciones sobre brotes de crecimiento infantil por Michelle Lampl, PhD, MD, de la Emory University y Michael L. Johnson, PhD, de la University of Virginia Health System in Charlottesville en Charlottesville, publicadas un estudio en la revista "SLEEP", encontraron que los bebés duermen más y más tiempo como consecuencia de los brotes de crecimiento. El estudio también señaló que los niños y niñas varían en la forma en que obtienen su sueño adicional. Mientras que los niños tienden a dormir durante períodos más largos de tiempo, las niñas aumentan la cantidad de siestas que toman durante los períodos de crecimiento.

Más galerías de fotos



Escrito por carissa lawrence | Traducido por vanina frickel