Signos conductuales de abuso en los niños pequeños

El abuso infantil es algo de lo que nadie quiere hablar, pero es una triste realidad en el mundo. Los niños pequeños pueden ser abusados ​​por cualquier persona en su vida. Podría ser un padre de familia, un cuidador, un amigo de la familia, un vecino o un miembro de la extensa familia del niño. El abuso puede ser físico, emocional o sexual, y puede ocurrir a cualquier edad. Es importante ser conscientes de los signos de abuso en los niños pequeños para que puedas solicitar la asistencia apropiada si estás preocupado acerca de la forma en que un niño está siendo tratado.

Regresión o cambio en el comportamiento

Los niños que están siendo maltratados de alguna manera pueden experimentar una regresión conductual. Un niño que previamente era cariñoso podrá retraerse o estar triste y no querer recibir abrazos de sus padres o cuidadores. Un niño que aprendió a ir al baño con éxito puede comenzar a tener accidentes de nuevo o puede comenzar a tener problemas para dormir. También puede tener pesadillas o tener miedo de quedarse solo. El niño puede resistirse a quedarse con ciertos adultos o llorar y quejarse al acostarse o al separarse. Es importante saber que la regresión en el comportamiento puede ocurrir por razones distintas de abuso, como una mudanza, cambios en la configuración familiar u otro evento estresante.

Juego inapropiado

El juego es la forma en que los niños procesan las cosas que les suceden, tanto las buenas como las malas. Los niños que están siendo abusados ​​o maltratados a veces recrean este maltrato cuando juegan. Un niño que está siendo abusado sexualmente puede hacer que sus muñecas o animales de peluche realicen actos sexuales que otros niños no conocen. Un niño que está siendo abusado física o emocionalmente puede azotar o golpear a sus muñecas, tirar de su pelo o decirles cosas como: "eres malo, te odio", o repetir otras cosas negativas que ha oído.

Reporte de lesiones

Los niños que son más expresivos oralmente pueden reportar sus lesiones o abuso, a veces usando el lenguaje infantil. Un niño pequeño puede decir: "el maestro me golpeó" o intentar describir los actos sexuales que se han realizado. Un niño que está siendo descuidado puede indicar que no se les permite comer ni beber durante el día. Un niño también puede garabatear un dibujo y luego decir que representa el abuso. Si un niño que conoces informa abuso, busca la ayuda de un supervisor, consejero o alguien entrenado en este campo. Las falsas acusaciones de abuso son relativamente raras, y los informes de maltrato deben ser tomados en serio.

Dificultades sociales

Los niños que están siendo maltratados pueden tener problemas para llevarse bien con otros niños y adultos. Pueden estar excepcionalmente retraídos o temerosos de nuevas personas. Pueden golpear o gritar a sus compañeros de juego más de lo esperado a su edad. Los niños que están siendo abusados ​​sexualmente pueden incluso tratar de reproducir ese abuso en un compañero más joven. Los niños que están siendo maltratados por los miembros de la familia pueden resistirse a ser recogidos de la guardería o de la casa de la niñera al final del día, o se resisten a ir a la casa de un miembro de la familia para reconfortarse cuando están heridos.

Más galerías de fotos



Escrito por stacy zogheib | Traducido por priscila caminer