Signos de calambres en el estómago en los recién nacidos

Si has intentado abrazar, alimentar, mecer y otros métodos con tu bebé recién nacido pero él todavía se queja, podría tener calambres en el estómago. Si tu bebé tiene fiebre, deja de subir de peso a un ritmo saludable o si parece estar adolorido, consulta a un pediatra para discutir las posibles causas.

Llanto

El cólico a menudo es el diagnóstico si el llanto se produce más de tres horas al día, tres días a la semana durante más de tres semanas en un bebé sano. Aunque los médicos no están seguros de cuál es la causa exacta del llanto en los bebés con cólicos, las teorías sugieren que el dolor de estómago es el culpable, de acuerdo con KidsHealth. Los bebés se pueden poner rojos en la cara y las piernas y es frecuente que se acurruquen en posición fetal cuando sufren de dolores de estómago. El llanto persistente puede ser muy desalentador para los padres, así que asegúrate de buscar ayuda si la necesitas.

Gases

Los gases son otra manifestación de los calambres en el estómago de los recién nacidos. Si el gas es el problema, el estómago de tu bebé recién nacido también podría verse hinchado e inflamado. Los gases y el llanto a menudo van de la mano y cada uno hace que el otro empeore. Cuando los bebés lloran, tragan aire, lo que empeora los gases. Para reducir al mínimo el gas, asegúrate de hacer eructar a tu recién nacido después de las comidas. Si lo amamantas, trata de eliminar alimentos grasosos de tu dieta, como la cafeína, los frijoles, el repollo y el brócoli, ya que al comerlos le puedes provocar gases a tu recién nacido.

Pañales

Los pañales de tu bebé también pueden indicar problemas gastrointestinales. Si tu recién nacido tiene heces verdes y espumosas, podría estar recibiendo demasiada lactosa en su organismo, lo que provoca flatulencia y malestar. De acuerdo con the La Leche League, las mujeres que amamantan pueden evitar este problema siempre asegurándose de que el bebé vacía el pecho completamente. Esta práctica asegura que tu bebé reciba suficiente leche final, que es la leche que está en el final de cada sesión de amamantamiento. La leche final tiene un contenido en lactosa inferior a la leche que se da al principio de la sesión de amamantamiento y también contiene grasa que ayuda a la digestión.

Consolar a tu bebé

Los calambres en el estómago pueden ser muy incómodos para los bebés y estresante para los padres. Puedes aliviar algunas de las molestias de tu recién nacido meciéndolo, llevándolo en un porta-bebés o sosteniéndolo en posición vertical. La sobreestimulación puede hacer que el cólico empeore, algunos recién nacidos podrían beneficiarse al envolverse y en una habitación tranquila. Los bebés generalmente superan el cólico alrededor de los 3 ó 4 meses de edad, señala MedlinePlus. Si tu bebé tiene vómitos persistentes, diarrea o heces con sangre, llama a tu médico de inmediato.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole crawford | Traducido por katherine bastidas