Signos de que un bebé está listo para nacer

Eres un manojo de nervios a la espera de un paquete de alegría. La marca de las 40 semanas es inminente y el "día de parto" pronto estará aquí. Sumida en la mezcla maternal de emoción, anticipación y ansiedad deviene en un montón de impaciencia. Después de todo, pareciera que has estado embarazada desde siempre. Si bien pareciera que el bendito acontecimiento nunca va a suceder, tu cuerpo ya puede estar dando pistas de que el día del parto está a la vuelta de la esquina.

El adelgazamiento

El examen de un médico puede revelar que el cuello uterino está volviéndose más fino o borrándose -una señal de que la apertura del útero se está preparando para el viaje de tu bebé a través del canal de parto. La cantidad de borramiento se expresa en porcentajes, si el médico te dice que tienes 50 por ciento de borramiento, el adelgazamiento del cuello uterino es un medio completo. Cuando comienza el parto activo, el borramiento alcanzará el 100 por ciento. El cuello del útero se suelen abrir entre 1 y 4 cm en las semanas antes del parto. Durante el parto, el cuello del útero se dilata un total de 10 cm para permitir el paso del bebé.

El grosor


Distingue las contracciones falsas midiendo su frecuencia. Serán irregulares y desaparecen con el tiempo.

Durante el embarazo, la boca del cuello del útero se llena con una mucosidad espesa. Este "tapón" evita que las bacterias entren en el útero, protegiendo al feto de cualquier infección. A medida que el cuello uterino se borra, el tapón puede desprenderse. Puedes notar una secreción espesa o viscosa que es transparente o teñida de color rosa o rojo. Típicamente, la pérdida del tapón indica que el trabajo de parto es inminente, aunque el inicio puede tardar hasta un día. El trabajo de parto falso o las contracciones Braxton-Hicks, pueden aumentar en los últimos días del embarazo y también causar un desprendimiento del tapón. Distingue estas señales de las reales del parto midiendo el tiempo entre ellas; las falsas serán irregulares y desaparecen con el tiempo.

Aligeramiento


Puedes notar que tu vientre se ve un poco más pesado y bajo de lo habitual.

Te despiertas una mañana para respirar libremente otra vez, aunque te encuentras haciendo más viajes al baño de lo habitual. La presión del bebé en el diafragma se ha desplazado hacia la vejiga. Si bien esto no parece ser alarmante, es una señal de que tu bebé se ha asentado en la pelvis más profundamente en la preparación para el parto. También se puede notar que tu vientre se ve un poco más pesado y bajo de lo habitual. Recordar lo que significan estos cambios te ayudará a tomar todo con calma.

Luz roja

Informa algunas señales de parto inminente a tu médico de inmediato. Estos incluyen pérdida de líquido amniótico, lo que puede suceder con un lento goteo o flujo abundante. El trabajo de parto por lo general comienza poco después que se rompa el saco amniótico, pero si no es así, tu médico podría inducir el parto para proteger al bebé de las infecciones. También se podría notar un menor movimiento de tu bebé hacia el final de su embarazo. Si bien esto puede significar simplemente que tu bebé está descansando para el gran día, es recomendable informar a tu médico sólo para asegurarse de que todo está bien.

Más galerías de fotos



Escrito por libby swope wiersema | Traducido por eliana belen doria