Signos de que un bebé tiene dolor de oídos

Un dolor de oído en un bebé puede ser el resultado de una infección, así como de la presión de la congestión nasal. El doctor Alan Greene, pediatra y fundador de DrGreene.com, señala que la razón más común por la que los padres llevan a su bebé al médico por una sospecha de infección del oído es el tirón de oreja. Él explica que sólo en el 15 por ciento de los casos, los tirones de oreja son un signo de infección. Hay otras pistas más fiables que indican que un bebé tiene dolor de oído.

Signos de dolor


El dolor puede aparecer a desaparecer por la mañana.

Los llantos o gritos por menos de media hora, sugiere el Dr. Greene, son un signo de dolor. Los dolores de oído pueden ser intermitentes; son mayores cuando el bebé está acostado. Cuando el bebé está en posición horizontal, el fluido puede acumularse y causar más dolor, haciendo que el bebé llore más cuando está en la cama. Un niño puede llegar a ser molesto o irritable y tener problemas para conciliar el sueño. El dolor puede aparecer a desaparecer por la mañana.

Movimientos de cabeza


El líquido que se acumula en el oído medio puede interferir con la audición.

El líquido que se acumula en el oído medio puede interferir con la audición. Los sonidos pueden ser amortiguados por el bebé, y puede mover la cabeza como resultado.

Fiebre


Una fiebre sin otros signos prominentes de la enfermedad, excepto irritabilidad, puede sugerir una infección de oído.

Una fiebre sin otros signos prominentes de la enfermedad, excepto irritabilidad, puede sugerir una infección de oído. El Dr. Greene señala que una fiebre con otros signos de dolor de oído prácticamente confirma una infección de oído, pero una fiebre mayor de 104 grados se produce en menos del 5 por ciento de los casos de infección de oído.

Otros signos


El oído se puede llegar a poner de color rojo por el dolor.

Frotar la cabeza, frotar la oreja o tirar de su propio cabello pueden ser signos de un dolor de oído u otro. Un niño puede negarse a comer porque el dolor de oído ha viajado hasta la mandíbula o se intensifica con movimientos de succión. Un bebé también puede querer amamantar o succionar un chupete más cuando tiene un dolor de oído, porque puede resultar tranquilizador. Que la succión empeore un dolor de oído depende del lactante. Cualquier signo de secreción en combinación con otros síntomas de dolor de oídos deben ser examinados por un proveedor de atención médica. El oído se puede llegar a poner de color rojo por el dolor, especialmente si la infección del oído es la causa.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah harding | Traducido por luciano ariel castro